CincoSentidos

Un toque de distinción en España con vino y arte

¿Quién no conoce el Château d'Yquem?, uno de los vinos más célebres del mundo. Famosa es la historia de una botella de 1806 que los propietarios del restaurante Atrio de Cáceres adquirieron en subasta por 15 millones de dólares y que al ser colocada en una estantería se rompió por el cuello, aunque, afortunadamente, el contenido no se derramó. El apreciado vino de Burdeos es una de las siete referencias que Mirasierra Suites Hotel ha incluido en la cava de vinos incorporada recientemente a las habitaciones de su planta ejecutiva, el Juban Club.

El hotel, un cinco estrellas que aspira a obtener la categoría de gran lujo propiedad de la familia Banus, abrió sus puertas hace dos años en la zona norte de Madrid con vocación de exclusividad, según el director general, Jean Paul Gatinois. El decorador Ignacio García Vinuesa ha dejado su sello en el interior. El tamaño medio de las habitaciones es de 60 metros cuadrados -en Madrid es de 28 metros-; dispone de un centro de fitness y un spa, con una superficie de 1.300 metros cuadrados.

En la cava de cada una de las 14 habitaciones del Juban Club (precios de la suites entre 543 y 951 euros, IVA no incluido), junto al Château d'Yquem, se ofrecen los vinos Gaja Sori San Lorenzo, Chivite Colección 125 Blanco Chardonnay, Vega Sicilia æscaron;nico, Château Margaux, Champagne Cristal Louis Roeder y Chablis Grand Cru Bougros. El conjunto está valorado en más de 1.000 euros.

Las suites, dotadas de jacuzzi o trituradora de papel, incorporan también un televisor LCD o de plasma hasta 42 pulgadas y una cadena musical con selección de CD.

Dormir rodeado de obras de arte no es sólo el anhelo de muchos aficionados a la pintura o la escultura sino un capricho que ha hecho realidad el hotel Villapadierna, en Marbella. Lo que nació como la afición de su propietario, Ricardo Arranz, de atesorar obras de arte adquiridas en sus viajes alrededor el mundo, está hoy a punto de convertirse en una iniciativa exquisita. Su principal atractivo es que en cada una de sus 112 habitaciones -entre las que se encuentran suites penhouse y dos habitaciones royal suite (5.000 euros más IVA)- hay una obra artística, en cualquiera de sus disciplinas. El hotel, que aunque está ubicado en la malagueña Costa del Sol recuerda más a una villa toscana, está a punto de presentar un catálogo con todas las obras que exponen y que próximamente se podrán disfrutar con información añadida contenida en una Ipod.

No es ésta, sin embargo, la única novedad de este establecimiento de lujo, de tres años de antigüedad pero gestionado desde hace dos meses por la cadena Ritz Carlton (que dirige también el Hotel Ars de Barcelona o el conocido Bulgari de Milán, entre otros).

Con uno de los spa más grandes y completos de España (2.000 metros cuadrados, de los cuales una sala cuenta con aguas traídas de las vecinas termas de Carratraca, donde la cadena abrirá otro hotel de lujo en breve) y un campo de golf diseñado por Antonio Garrido -de 18 hoyos que próximamente serán ampliados- el hotel está a punto de inaugurar un anfiteatro romano al aire libre para conciertos, como el que Gloria Gaynor dio el año pasado.

Habitaciones verdes. Con esta denominación se refieren en el Hotel Río Bidasoa de Hondarribia (Guipúzcoa) a los espacios que han dedicado a los clientes alérgicos. Con la seguridad de que no se permite la pernoctación de mascotas, la utilización de la moqueta, de que los productos de limpieza son biodegradables y los jabones y geles hipoalérgicos, el hotel ultima un sistema de menús con control de alérgenos para los huéspedes.