Adquisición

El grupo vasco Bagoeta irrumpe en Tubacex con un 5%

Bagoeta, el grupo vasco controlado por la familia Uribecampos que es dueño de Condesa, el mayor fabricante nacional de tubos soldados, ha comprado el 5,023% de Tubacex, que es uno de los mayores productores de tubos inoxidables, pero en este caso sin soldadura. La participación está valorada en 30 millones de euros.

El capital de Tubacex está muy atomizado. Los fondos de inversiones Fidelity y Chase Nominees declaran un 6,01% y un 5,04%, respectivamente, pero se trata de la participación agregada de diversos fondos, en el caso de Fidelity y de múltiples clientes, en el caso de Chase. Ninguno de esos fondos o clientes alcanza por separado la participación de Bagoeta, que se convierte así en el primer accionista directo. Hay otras dos sociedades, con representantes en el consejo de administración de la empresa de Llodio (Álava), que suman un 3% cada uno.

Condesa, con 50 años de historia empresarial y 2.500 trabajadores, no es muy conocido fuera del negocio de tubos. Bagoeta, que ya tenía un 49%, pactó en 2003 la compra del otro 51% de Condesa a Arcelor en el marco de una operación que también incluía la compra de la división completa de tubos de Arcelor, integrada por 11 plantas.

En el nacimiento de la Acería Compacta de Bizkaia (ACB), asimismo filial de Arcelor, llegó a contar con un 10% del capital para asegurarse el suministro de materia prima (bobina de acero). Condesa no es proclive a las inversiones financieras, sino que sus estrategias responden a planteamientos industriales. Tiene su sede en Legutiano (Álava).