EDITORIAL

Superávit de emisiones

La UE hizo ayer balance del primer año del mercado de derechos de emisiones con efecto invernadero y el resultado es desalentador. Como se temía, la mayoría de los países infló las necesidades de las industrias y se concedió el derecho a emitir gratis 1.829 millones de toneladas de CO2. En 2005 se generaron 1.785 millones. Este superávit anula la lógica de un mercado que aspiraba a forzar a las compañías a reducir emisiones para no verse obligadas a comprar derechos. Incluso en España, que supera casi un 53% las emisiones autorizadas por el Protocolo de Kioto, el déficit de títulos sólo es de seis millones de toneladas. Un resultado tan fallido reclama que se afine mucho más cuando se asignen los derechos para 2008-2012. Quizá así el mecanismo recupere credibilidad. Pero falta por ver si los Gobiernos y la Comisión resistirán la presión de unas industrias que, al recortar sus emisiones, temen ver dañada su competitividad internacional.