_
_
_
_
Energía Eólica

Gamesa ultima la construcción de su primera instalación industrial china

Gamesa Eólica lleva su tecnología puntera más allá de España. Junto a las cuatro plantas ya en construcción en Estados Unidos, la empresa instala una fábrica en China para construir parte de los 355 aerogeneradores que ya ha vendido allí.

En menos de dos meses, y si todo va según lo previsto, la segunda constructora de aerogeneradores del mundo pondrá en marcha su primera planta de producción de molinos en China. La fábrica servirá para apoyar la producción e instalación de los más de 355 aerogeneradores que Gamesa tiene ya contratados para el país asiático, con una potencia total instalada de 302 megavatios (MW). Para hacerse una idea, un hogar medio español contrata unos cinco kilovatios (kW) al año.

La planta china, que empezará a producir en el mes de julio, se encargará del ensamblaje de las cabinas de los molinos de viento, llamadas técnicamente nacelle. Estas cabinas albergan en su interior la maquinaria necesaria para producir la energía. La nueva factoría supone la primera etapa de un plan de inversiones de más de 60 millones de euros hasta 2008. La ubicación elegida ha sido la provincia de Tianjin, a 130 kilómetros de Pekín. En conjunto, Gamesa dispone ya en China de una parcela de 9.700 metros cuadrados y una capacidad de producción de 400 MW anuales.

La española no es una desconocida para el gigante asiático. De hecho, Gamesa ya es el primer productor de energía eólica de China, con 270 MW instalados y una cuota de mercado del 35% en 2004.

Pekín prevé duplicar su capacidad eólica instalada en los próximos tres años

Con este movimiento y su paralela implantación en Estados Unidos, el fabricante de aerogeneradores afianza en 2006 la internacionalización de sus plantas de producción, que la prepara para la futura expansión en mercados de mayor crecimiento. Sólo en 2005, el 46% de los beneficios de Gamesa provinieron de los mercados extranjeros. La empresa calcula además que EE UU y China experimentarán el mayor crecimiento y liderarán el negocio en tres años.

Y es que los pronósticos de crecimiento del mercado asiático de energía eólica alcanzan unas cotas a las que ni el mercado español ni el europeo van a llegar. Hasta 2005, la capacidad eólica instalada en Europa suponía el 50% de la capacidad mundial, a partir de 2006, el panorama del mercado de esta energía limpia va a cambiar.

Mientras que las previsiones de Gamesa para el mercado español suponen la instalación de 1.500 MW anuales de aquí al 2008, China va a duplicar su capacidad de generación de energía eólica en los próximos tres años.

En 2005, la potencia instalada en el país asiático creció un 150% pero este desarrollo sólo ha supuesto la construcción de parques eólicos por un total de 498 MW, mientras que en España se instalaron en el mismo periodo 1.764 MW. En 2008, China tiene previsto instalar 1.500 MW. El gobierno chino se ha marcado además el objetivo de alcanzar los 30.000 MW instalados en 2020.

Liderazgo de Estados Unidos

El mercado americano lideró la instalación de molinos de viento en 2005, 2.431 MW instalados. Conforme a las previsiones de Gamesa, EE UU seguirá a la cabeza de este negocio los próximos dos años, con 3.200 MW de futura potencia instalada en ese periodo y una producción de energía animada por los créditos fiscales, que continuarán hasta 2007.

La empresa española es en la actualidad uno de los tres fabricantes de aerogeneradores establecidos en el país que tienen capacidad de producción local. La compañía española ya tiene 122 MW instalados en EE UU y es el cuarto proveedor de energía eólica del país.

Para finales de año, la compañía tendrá cuatro plantas de producción en Ebensburg y Fairless Hills, ambos en el estado de Pennsylvania. Tres de ellas tendrán una capacidad de producción de 300 MW anuales y la cuarta, de 1.000 MW al año.

En Ebensburg y en una de las plantas de Fairless Hill se construirán las palas de los molinos G8X, un modelo que produce una potencia de dos MW. Cada pala mide entre 39 y 44 metros (el equivalente a un edificio de once plantas) y pesa una media de 6.000 kilos. Las torres, que pueden llegar a medir 100 metros y a pesar 283 toneladas se fabricarán en Fairless Hill, en una planta de 18.500 metros cuadrados. Las nacelle para EE UU también trasladan su producción a Pennsylvania.

La empresa ve 'importante la integración vertical' de la producción. 'Fabricamos y diseñamos las palas completas y el software de control y otros componentes porque son elementos diferenciadores que aportan mayor competitividad', explican.

Entre los planes de internacionalización de Gamesa, existe un proyecto en Portugal compartido con Iberdrola, propietaria del 6% de la compañía, y que es uno de sus principales clientes. El plan incluye la construcción de cinco plantas de producción, con una capacidad de 300 MW al año. Está a la espera de adjudicación de un concurso eólico.

Pamplona controla los molinos alemanes

En la pantalla, un nombre tan rimbombante como Sonnenberg junto a otro tan común como La Muela. Pertenecen a dos parques eólicos muy distantes que Gamesa vigila desde su centro de control de Pamplona. Toda la información crítica de todos los parques a la vez, en ordenadores corrientes de sobremesa, y en tiempo real. En total, 3.000 máquinas repartidas en 60 parques en todo el mundo conectadas vía satélite.Desde el centro, además de saber cuándo funcionan o no los enormes molinos, se vigilan las incidencias, se establecen las órdenes de trabajo de los empleados y se avisa de las emergencias al personal. En caso de que la alarma salte, Pamplona puede apagar la máquina e intentar reanudarla antes de avisar al personal de la planta. Pero Pamplona no vigila a China. Esos molinos tienen su propio centro de control.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_