Estatuto catalán

CiU y ERC afrontan el referéndum de junio como unas elecciones primarias

Las direcciones de Convergència i Unió y Esquerra Republicana de Cataluña encaran la consulta del Estatuto prevista para junio como un anticipo de las elecciones autonómicas que, previsiblemente, Pasqual Maragall, convocará para el otoño.

Esta tarde se votará en el Senado el Estatuto catalán que, salvo sorpresas, saldrá aprobado con la oposición del PP y la abstención de Esquerra. A partir de este trámite, Maragall despejará su guión político para los próximos meses que, en buena lógica, incluirá la convocatoria del referéndum para el 18 de junio, la previa ruptura del Gobierno tripartito con la salida de los cuatro consejeros de ERC y la posterior celebración de elecciones autonómicas para el otoño, con un año de anticipación sobre el final de la legislatura.

El cálculo político se ha impuesto ya en todas las formaciones, expectantes ante los próximos anuncios de Maragall. CiU y ERC observan el referéndum como una especie de primarias, pues los porcentajes de noes y de síes en esta consulta pueden ofrecer una idea anticipada de la fuerza de cada partido. En cambio, al PSC le interesa centrar el referéndum en lo que realmente es, un examen al Estatuto y no al tripartito catalán, que pasará su reválida cuando se celebren elecciones.

Esquerra Republicana emplazó ayer a Maragall a pactar el calendario de la ruptura para posibilitar que en el futuro, tras los comicios autonómicos, pueda reeditarse su colaboración. La hoja de ruta podría haber sido pactada ya entre Maragall y el presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, aunque se trata, lógicamente, de un acuerdo que estaría en todo caso en el aire puesto que ni siquiera está decidida la continuidad del primero en el cartel electoral del PSC.

El secretario general de ERC, Joan Puigcercós, señaló ayer en el Congreso que los defensores del sí tienen escasos argumentos para utilizar en el referéndum, a la vista del entusiasmo con el que avalaron el Estatuto salido del Parlamento catalán el pasado septiembre y su estado actual a su paso por el Congreso.

Por su parte, el propio Carod defendió ayer la convocatoria de elecciones en Cataluña, anticipándose a la decisión que puede tomar Maragall. Esta opción fue considerada como 'muy probable' por el primer secretario del PSC y ministro de Industria, José Montilla.

CiU advierte contra un triunfo del 'no'

El secretario general de CiU, Josep Antoni Durán i Lleida, emplazó ayer a Maragall a prescindir con rapidez de los consejeros de ERC en el tripartito, pues si no lo hace, dijo, aumentará la incertidumbre sobre el resultado del referéndum. Durán no descartó, incluso, que en esta consulta pudiera triunfar el no.