Coyuntura

La construcción fue el sector más dinámico en 2005 al crecer un 5,2%

El último estudio de coyuntura elaborado por la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) revela que el pasado año la construcción fue el sector más dinámico de la economía española con un incremento de la actividad del 5,2%. Por comunidades, Madrid lideró el avance del PIB.

El último número de Cuadernos de Información Económica concluye que el factor determinante del crecimiento regional el pasado ejercicio estuvo en la estructura sectorial de cada territorio. Así, la construcción fue el gran líder, con una tasa media de crecimiento del 5,2%, muy superior a la de otros sectores. La mayor expansión constructora se registró en Murcia (6,48%) y Andalucía (5,90%), seguidas de Madrid (5,85%), Cataluña (5,40%), País Vasco (5,30%) y Castilla-La Mancha (5,23%). La menor expansión de la actividad constructora se registró en Baleares (2,30%), muy afectada por la crisis turística.

En cuanto a la evolución que siguieron otros sectores productivos, los mayores incrementos en servicios se localizaron en Madrid (4,73%), La Rioja (4,68%), Andalucía (4,58%), Murcia (4,56%), Cataluña (4,52%), Comunidad Valenciana (4,41%), Cantabria (4,20%), Castilla-La Mancha (4,15%) y Navarra (4,10%).

Por su parte, la caída del sector agrario un 0,97% en media nacional afectó especialmente a Cataluña (donde cayó el 2,60%), en Andalucía un 2,20%, en Castilla y León el 1,90% y en Extremadura un 1,87%. Este deterioro contrasta con el aumento experimentado por el País Vasco (2,98%) y Baleares (2,10%).

El sector energético tuvo un comportamiento muy equilibrado, destacando el retroceso asturiano del 2,85%, frente al aumento del 4,81% del conjunto de país, como consecuencia de la crisis minera.

Respecto al comportamiento que protagonizó la industria manufacturera destacan los aumentos de producción registrados en Cantabria (2,25%) y el País Vasco (2,20%) y los moderados incrementos de Galicia (+0,48%), Cataluña (+0,50%) y Comunidad Valenciana (+0,55%), especialmente afectados por la competencia de los países en la primera fase del desarrollo industrial, según explica Funcas.

Por último, la evolución de los servicios públicos tuvo un comportamiento muy homogéneo, con un crecimiento medio del 3,15% con pequeñas diferencias que van desde el 4,15% de Murcia al 2% de Baleares.

Madrid fue la comunidad autónoma que registró un mayor crecimiento económico en 2005, con un aumento del 4,11%, mientras que la tasa más baja correspondió a Baleares (del 2,37%), según el mencionado informe que subraya además cómo el resto de regiones se alinearon en torno a dos polos distintos. Uno con un incremento medio del 3,5%, liderado por Andalucía y otro, con un avance del 3%, encabezado por Galicia.

Ocho autonomías superan la renta media europea

El estudio elaborado por la Fundación de las Cajas de Ahorro aborda también las cuestiones que más preocupan en las distintas comunidades autónomas, basadas en una muestra de más de 100.000 entrevistas, realizadas en diciembre pasado.

La principal conclusión de este informe es que las preocupaciones distan mucho entre sí de un territorio a otro.

Así, La Rioja, Navarra, Baleares, Valencia y Castilla-La Mancha tienen una opinión favorable de la situación económica y política actual de su comunidad y sus datos son mejores que la media nacional. En el extremo opuesto se sitúan Aragón, Asturias, Galicia, Castilla y León, Andalucía y Canarias.

El paro, con el 48%, la inmigración, con el 25%, la vivienda, con el 22%, la inseguridad ciudadana, con el 20% y los problemas de índole económico, con el 15%, son las preocupaciones fundamentales en todas las regiones.

El estudio de Funcas subraya como el pasado ejercicio fue, de nuevo, un año de convergencia con Europa. Todas las autonomías experimentaron crecimientos superiores al de la Unión Europea (del 1,7% de promedio) y al de la Unión Monetaria (del 1,14%).

En términos de renta interior por habitante en poder de compra, ocho autonomías superan ya la media europea: País Vasco, Navarra, Madrid, Baleares, Cataluña, Aragón, La Rioja y Castilla y León. Ceuta, la Comunidad Valenciana, Cantabria y Canarias superan el 90% de la renta media comunitaria. Castilla-La Mancha, Galicia, Asturias y Extremadura se mueven entre la franja del 80% al 90% y Murcia y Andalucía no alcanzan el 80%, mientras que la media nacional se situó en el 95,30%.

Por su parte, la convergencia interior de las economías regionales experimentó entre 2000 y 2005 un modesto avance. En términos de valor añadido bruto (VAB) a precios básicos por habitante, la relación entre Madrid y Extremadura en 2000 fue de 1,90, reduciéndose en 2005 a 1,71. El avance es más marcado en renta familiar bruta por habitante en capacidad de compra: la relación entre Madrid y Extremadura en 2000 era 1,37; en 2005 no llegaba a 1,2.

En cuanto a la evolución de la productividad, destacan las ganancias registradas en Extremadura (2,96), País Vasco (2,61), Galicia (2,37), Castilla y León (2,33), y Melilla (2,31), y los descensos de Andalucía (del -1,15), Cantabria (-1,35), Cataluña (-0,68), Murcia (-0,63) y Madrid (-0,13), lo que puede deberse, en parte, al sistema de cálculo y fiabilidad estadística de la variación de los empleos, según sostiene Funcas. Por último, las cajas ponen de relieve cómo en 2005, las tensiones inflacionistas fueron superiores en España (3,4%) que en el conjunto de la UE (2,2%). Siete comunidades autónomas contribuyeron de forma más decisiva a la generación de ese desequilibrio: Cataluña, País Vasco, La Rioja, Navarra, Baleares, Madrid y Asturias. José Antonio Herce y Reyes Maroto, del Grupo Analistas, concluyen que las nuevas perspectivas 2007-2013 mantendrán sólo a Extremadura, Andalucía, Galicia y Castilla-La Mancha como regiones objetivo 1, lo que supondrá una reducción de fondos.