Crisis energética boliviana

Brasil y Argentina deberán pagar más por el gas boliviano

Los presidentes de Bolivia, Brasil, Argentina y Venezuela se reunieron ayer en Puerto Iguazú, en la frontera de Argentina con Brasil, para discutir el precio del gas después de la nacionalización decretada por Evo Morales.

El encuentro fue propiciado por el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, con dos objetivos: asegurar el abastecimiento del gas y contener el precio, que el Gobierno boliviano pretende subir tras la nacionalización. La reunión, más larga de lo previsto, duró tres horas.

El mandatario brasileño confirmó al término de la reunión que Morales garantizaba el abastecimiento, pero los precios deberían ser negociados de nuevo de forma bilateral.

Antes de la cumbre de los cuatro mandatarios, Lula se habóa reunido con su homólogo argentino, Néstor Kirchner, para acordar su posición. El presidente argentino dio su apoyo al brasileño, ya que Argentina y Brasil son los dos mayores consumidores del gas boliviano y el decreto de Morales ha accionado las alarmas en los dos países, que temen los efectos que pueda tener en sus economías un encarecimiento del combustible.

REPSOL 13,58 0,33%

El ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, confirmó antes de partir para Puerto Iguazú, cuáles son las intenciones de la comitiva: 'Las preocupaciones centrales son el abastecimiento y el precio, que debe ser viable', dijo.

La empresa estatal brasileña, Petrobras, ya endureció su posición la víspera de la reunión al anunciar que paraliza las inversiones en Bolivia y que no va a aceptar ningún aumento en el precio del gas que importa a Brasil. Un encarecimiento pondría en riesgo el suministro al mayor país suramericano, que importa más del 50% del gas que consume del país andino.

Bolivia ya ha admitido que uno de los objetivos de la nacionalización de los hidrocarburos es el aumento del precio del gas, ya que, a su entender, no está en consonancia con la espectacular subida del precio del petróleo.

En el encuentro de ayer quedaron definidos dos bloques, uno formado por Lula y Kirchner, y otro formado por Chávez y Morales. El presidente venezolano ha apoyado a Morales en la decisión de nacionalizar sus recursos e incluso ha ofrecido ayuda técnica. Ambos mandatarios llegaron juntos a la reunión, mostrando una vez más su sintonía en las relaciones internacionales. Los cuatro presidentes se reunieron en privado, sin la participación de los ministros y el resto de los asesores que les acompañaban, que iniciarían las discusiones al término de la cumbre presidencial.

El proyecto de integración energética que intentan impulsar los presidentes de Argentina, Venezuela y Brasil continúa por ahora, y se ha invitado a Bolivia a participar en el gasoducto que atravesaría el continente, desde Venezuela hasta Argentina.

La brasileña Petrobras, acusada de chantaje

El presidente boliviano Evo Morales, acusó ayer a Petrobras de chantajear a Bolivia al paralizar las inversiones en el país andino. El presidente de la petrolera estatal brasileña, José Sérgio Gabrielli, anunció el miércoles la paralización de las inversiones a la vez que advirtió que no aceptará un aumento del precio del gas y que recurrirá a arbitraje internacional si es necesario.

Petrobras, cuya inversión en Bolivia supera los 1.000 millones de dólares, es la mayor productora de hidrocarburos en el país y responde por casi el 20% de su PIB. La petrolera opera el gasoducto que transporta el gas hasta Brasil, y que corresponde a más de la mitad del consumido en este país. En São Paulo, un 70% de la industria depende del gas natural, por lo que se ha extendido el temor a un corte de suministro. El presidente de Petrobras ha descartado que haya un corte en el suministro. 'No hay ninguna posibilidad de apagón en este país. Es pura especulación'; ha dicho Gabrielli.