Secretos de despacho

Aire joven en Floresfrescas.com

Nacho Gutiérrez dirige una empresa de bajo coste rodeado de rosas, iris o liliums

El local puede parecerse en parte a los garajes donde se fraguaron tantas empresas de internet en Estados Unidos. Sin ningún tipo de lujos, sólo con la idea de crear un negocio rentable y perdurable en el tiempo. Con esa idea nació Floresfrescas.com, un portal de flores a domicilio de bajo coste, cuya filosofía es muy sencilla: vender tallos cerrados, recién cortados, a 15 euros.

El espacio en el que trabaja el director de la compañía, Nacho Gutiérrez, madrileño, de 37 años, es funcional, colorido y agradable. Está repleto de flores porque ensayan con ellas, comprueban su duración y tiempo de esplendor. 'Es muy agradable trabajar con este tipo de producto, porque no es lo mismo estar rodeado de tuercas y de tornillos que de flores. Es un sector muy dinámico, ya que el producto es perecedero y glamuroso', explica Gutiérrez. Por norma, en la compañía están prohibidas las margaritas, los claveles y los gladiolos, 'porque las puedes comprar en cualquier esquina'.

Al margen de las flores, pocas cosas necesita este ejecutivo para trabajar. 'De lo que no puedo prescindir es de un buen equipo en el que delegar, aunque a veces no es fácil trabajar a mi lado porque tengo mucha energía y soy hiperactivo'. Y más estos días, víspera de uno de los acontecimientos en los que más flores se regalan, el Día de la Madre. 'Tenemos fechas muy señaladas en las que agotamos existencias. Otro día clave es la celebración de los enamorados'.

'De lo que no puedo prescindir es de un buen equipo en el que delegar, aunque a veces no es fácil trabajar a mi lado porque tengo mucha energía'

El secreto de Floresfrescas.com radica en la rapidez y el control del servicio que ofrecen. El abanico de flores se reduce a un modelo cada siete días, procedentes de distintas regiones de España, Holanda, Ecuador y Tailandia. Por ejemplo, la próxima semana todos los ramos que se entregarán serán de rosas de pitiminí.

Precisamente el negocio surgió, recuerda Gutiérrez, a raíz de la crisis vivida en el sector tecnológico en otoño de 2003. En aquella época trabajaba en Ericsson y las grandes empresas de tecnología decidieron reducir personal. En la compañía sueca despidieron a más de un millar de empleados. Y él decidió acogerse al plan de reducción de plantilla. Así que de la noche a la mañana se encontró, con 34 años y cinco de experiencia en una multinacional, sin saber muy bien que hacer con su carrera profesional.

Fue durante viaje a Soria con un grupo de amigos donde se fraguó la idea de este negocio. 'Yo había viajado mucho por Centroamérica y siempre me había sorprendido lo baratas que allí eran las flores, y también en Europa. Con mis conocimientos de logística decidimos que ya era hora de revolucionar el mundo de la flor'.

Y añade que comprar flores en España suele ser caro porque las floristerías tienen muchos gastos que repercuten al final en los ramos: tiendas en zonas comerciales, flores que tienen que tirar porque no se han vendido, gran estacionalidad de las ventas en fechas señaladas. A todo esto hay que sumarle la cadena de intermediarios desde el agricultor al comprador.

Empezaron en octubre de 2004, y lo hicieron con envíos a familiares y amigos. Hoy la red ya se ha ampliado y cuentan entre sus clientes con empresas, hoteles, restaurantes, clínicas y centros de estética. De momento, se están afianzando en Madrid y el objetivo en los próximos meses es expandirse a otras ciudades. 'Queremos seguir controlando la calidad del producto y el nivel de satisfacción del cliente'. Floresfrescas.com sigue un poco la filosofía de Ikea o de Easyjet. 'Te lo ponemos fácil y barato y tú te preparas el ramo a tu gusto'.

Nacho Gutiérrez, a pesar de su aparente timidez, sabe vender el concepto de su empresa. Tal vez venga avalada esta cualidad por su trayectoria de 12 años en los que ha trabajado en áreas de marketing, gestión de proyectos, relaciones públicas y ventas de productos de gran consumo y telecomunicaciones.

Su carrera profesional se ha desarrollado en ambientes internacionales: ha trabajado para la empresa de plásticos hinchables Intex en Hong Kong, en una multinacional brasileña de productos de cosmética natural en Brasil y en Ericsson.

Lo más importante, la red de contactos

Si algo cuida Nacho Gutiérrez es su red de contactos. Conserva con especial afecto un tarjetero que compró hace una década en Hong Kong. Y allí guarda todas las tarjetas con sus contactos. 'Los amigos y la familia siempre están ahí, pero es importante tener una red de conocidos que en un momento dado te pueden servir para que te hagan un favor o para hacérselo tú'. Eso es algo a lo que le presta especial atención.

'Es bueno para poder manejarte en el mundo empresarial, saber dejar un buen sabor de boca', explica. Al lado de su mesa de trabajo tiene siempre una moto con la nevera en la que trasladan las flores. Es un símbolo más de la compañía.

Es ordenado, y cuando no trabaja le gusta tocar el piano, viajar, hacer senderismo, pero sobre todo hacer vida social. 'A los amigos y conocidos no hay que descuidarlos'.