Informática

Toshiba España prevé vender un 50% más este año con el Mundial

Toshiba España ha cerrado su ejercicio fiscal de 2005 con unas cifras que invitan al optimismo. Su facturación ha crecido un 27,5% respecto a 2004, lo que supone unos ingresos de 234 millones de euros, y su meta es crecer hasta un 50% en 2006. Uno de los grandes catalizadores de las ventas de Toshiba va a ser el Mundial de fútbol de Alemania, del que es patrocinador oficial.

Su canal de distribución ha multiplicado por tres sus pedidos de televisores de pantalla plana y DVD por las expectativas generadas. 'Nos hemos encargado de generar la demanda y hemos triplicado nuestra oferta en el canal', asegura Alberto Ruano, director general de Toshiba, quien destaca que el área de pantallas planas, DVD y proyectores ha experimentado un crecimiento del 40% este año.

La llegada del HD DVD, su formato de alta definición, también va a ser un gran impulso para Toshiba. Actualmente, sólo se ha introducido en los portátiles Qosmio, pero este verano saldrán al mercado los primeros reproductores de DVD de alta definición, aunque no esperan que haya una aceptación masiva hasta la próxima Navidad. 'Estamos pendientes de que las productoras saquen sus contenidos en alta definición. Estamos en contacto con Warner, Paramount y Universal, que prevén que en Navidad ya haya una oferta atractiva', añade Ruano.

La división de informática también vive un buen momento. Este área aportó 202 millones de euros a la facturación de Toshiba, con un crecimiento del 25,6% respecto al ejercicio anterior. En unidades vendidas, esto se traduce en 192.953 portátiles, un 42,1% más que el año anterior. Xavier Pascual, presidente de la compañía, se muestra especialmente orgulloso de estas cifras, dado el continuo descenso de los precios que vive el segmento de la informática.

'Toshiba ha aumentado su cuota de mercado y ha crecido en ventas, cuando los precios en este ejercicio han caído entre un 11% y un 22%. Esto es un reconocimiento a nuestra estrategia basada en la calidad y la innovación', opina Pascual.