_
_
_
_
Buen gobierno

Las cajas piden a Conthe que retrase un año el código de buen gobierno

Las cajas de ahorros han pedido al presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Manuel Conthe, que retrase un año la aplicación del nuevo código de buen gobierno. El sector considera que, tras los atrasos que se están produciendo en la elaboración de las normas para las sociedades cotizadas, es poco probable que el específico para a las cajas esté listo antes de este verano.

'Resulta recomendable retrasar su aplicación hasta 2006, de modo que el primer informe de gobierno corporativo en el que deba emplearse como referencia sea el publicado en 2007', señalan en las alegaciones al nuevo código que remitieron ayer a la CNMV. Esto supondría que las cajas tendrían que incorporar las modificaciones en 2007 y elaborar el primer informe en 2008.

Las cajas señalan que, al contrario que en las cotizadas, en su caso no existe un conflicto entre propiedad y gestión, principios originarios de los códigos de buen gobierno. Y recuerdan que su peculiar naturaleza jurídica (fundaciones privadas que desarrollan una actividad de interés general) las coloca en una situación especial.

Peculiar estructura

'La nota peculiar de su naturaleza (en referencia a las cajas) es la ausencia de un capital dividido en acciones. Esta característica suprime de raíz el conflicto originador de los problemas de gobierno corporativo. El conflicto entre gestión y propiedad es incompatible con el modelo corporativo de las cajas por la sencilla razón de que éstas carecen de accionistas', explican.

Aun así, el sector se muestra abierto a una reforma, aunque sin olvidar las características especiales de las cajas y el exceso de regulación al que ya están sometidas. Apuntan que la figura de los consejeros ejecutivos está 'muy restringida por la ley' y sólo en algunas cajas existen consejeros con funciones ejecutivas, condición que en siempre recae en el presidente y/o vicepresidente de la entidad. También destacan que la figura del consejero independiente 'carece de sentido' en su caso, debido a la estructura de sus consejos. En éstos, están representados los mismos grupos y en la misma proporción que en las asambleas. Y concluyen que tampoco existen consejeros dominicales, ya que las cajas no tienen accionistas.

Las mutuas y cooperativas, excluidas

El sector crítica el hecho de que otras entidades del sector financiero, como las mutuas y las cooperativas de crédito, hayan sido excluidas de este proceso de revisión. Reconocen que la creciente presencia de las cajas en los mercados de valores, así como su proyección social, son argumentos válidos para justificar la extensión de los códigos de buen gobierno a este sector. Pero añaden que para salvaguardar 'un marco competitivo justo' sería deseable que estos razonamientos se aplicaran a otros tipos de entidades, que en ocasiones tienen una dimensión superior a muchas cajas.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_