Informática

El retraso del nuevo Windows amenaza las ventas de PC

La mayoría de las empresas tecnológicas lograron sortear ayer en Bolsa el anuncio de Microsoft de que retrasa el lanzamiento de su nuevo sistema operativo Windows Vista para consumidores hasta enero de 2007. Los analistas prevén que este retraso afecte negativamente a las ventas de PC, especialmente en la próxima campaña navideña.

Como un jarro de agua fría. Así recibieron ayer muchos fabricantes de PC la noticia hecha pública por Microsoft de que retrasa la salida de la nueva versión de consumo de Windows hasta enero de 2007, prevista inicialmente para la segunda mitad de este año.

Jim Allchin, copresidente de la división de plataformas de Microsoft, señaló que la compañía necesita 'unas semanas más', y reconoció que el retraso se debe a que desean mejorar la calidad y seguridad del producto.

Desde la filial española, Fernando Calvo, director de Windows Cliente, matiza que la decisión obedece a que 'los usuarios que ya están probando el nuevo sistema operativo nos han pedido algunas mejoras que afectan a la seguridad, estabilidad y compatibilidad del sistema'.

MICROSOFT 216,23 0,62%

Los analistas temen que el anuncio perjudique seriamente las ventas de PC. 'Pocas cosas podrían hacer más daño al mercado de PC en 2006 que el retraso de Windows Vista', dijo a Bloomberg Rob Enderle, presidente de la firma de análisis Enderle Group, que señala que el impacto negativo también afectará a los proveedores de componentes.

La noticia, sin embargo, tuvo escasa repercusión en Bolsa. Los especialistas europeos en semiconductores Infineon y ASML perdieron respectivamente un 1,79% y un 2,05%, pero ambas han tenido días peores este año. En Wall Street, Microsoft fue la única gran empresa del sector que registró pérdidas notables, cayó cerca de un 2%, mientras que la tónica general fue de leves ganancias.

Los fabricantes de PC confiaban en que el nuevo Windows revitalizaría sus ventas sobre todo en la campaña navideña, que representa alrededor del 30% de sus ventas anuales, cosa que algunos ya dudan que ocurra. 'Estamos trabajando con los fabricantes de ordenadores para que tengan listos sus procesos logísticos. Estas empresas necesitan un tiempo para hacer la transición a Vista y gestionar sus inventarios con Windows XP. Queremos perjudicarles lo menos posible', comenta Calvo.

Calidad frente a quejas

Uno de los principales fabricantes de PC asegura a Cinco Días que apoya la decisión de Microsoft, aunque reconoce cierta frustración. 'El 90% de nuestros equipos está listo para Windows Vista, pero nos interesa la calidad y preferimos que se retrase a que los clientes se quejen del producto'.

Calvo aclara que este retraso no afecta a otros lanzamientos: 'La versión corporativa de Vista se mantiene para noviembre, el Windows Media Player 11 saldrá en la primera mitad de 2006, Internet Explorer 7 en la segunda mitad del año y la beta 2 de Windows Vista en la primera mitad de este año para que los desarrolladores de aplicaciones sigan avanzando en sus productos'.

Programas para apoyar a los fabricantes de PC

Desde Microsoft confían que el retraso no se traduzca en una reducción de ventas de ordenadores. Pero esto no será tan fácil, ya que la historia del sector muestra que los consumidores cambian de PC cuando surge en el mercado una combinación de sistema operativo y ordenador más potentes.

Microsoft es consciente del revés que supone el retraso para el sector y asegura que tomará medidas que eviten una mala campaña navideña para compañías como HP, Dell, Acer o Fujitsu-Siemens. La compañía de Bill Gates confiesa que está trabajando, junto con los fabricantes de PC, en programas que incentiven la compra a final de año de ordenadores compatibles con Windows Vista. 'No hay nada cerrado, pero la idea es que los clientes que compren estas máquinas puedan actualizarlas con el nuevo Windows sin costes. Lo anunciaremos en breve'.