Cumbre Europea de Primavera

Zapatero argumentará que el sector eléctrico está en manos privadas y requiere un regulador fuerte

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, justificará esta noche ante sus socios europeos su postura contra la OPA de la alemana de E.ON sobre Endesa argumentando que el sector eléctrico español es el único que, junto con el británico, está en manos privadas y por ello requiere un regulador fuerte, según explicó el secretario de Estado de comunicación, Fernando Moraleda.

La cancillera alemana, Angela Merkel, será la responsable de iniciar el debate sobre el lanzamiento de una política energética común en la UE durante la cena de jefes de Estado y de Gobierno de los Veinticinco que, en un mensaje implícito a España, defenderá la creación de "campeones europeos" y pedirá que se eviten "reacciones nacionales".

Durante su turno de intervención, Zapatero quiere "hacer pedagogía" sobre el "diferente grado de proteccionismo" en cada país. En este sentido, defenderá que "España es un país económicamente muy abierto", donde empresas como Amena y Alsa han sido compradas por otras extranjeras, y donde las compañías energéticas están en manos del sector privado.

El único ejemplo similar sería el de Reino Unido, según Moraleda. "Parece lógico reclamar que en España y Reino Unido existan reguladores fuertes porque el 100% del capital de las empresas es privado", señaló. "La situación es distinta en países donde el capital es público porque el Gobierno tiene mucho margen de actuación", indicó el secretario de Estado en una referencia indirecta a la situación en Alemania.

Zapatero defenderá el lanzamiento de una estrategia energética común en la UE con "criterios comunes" sobre seguridad de abastecimiento y calidad de los servicios públicos. También apoyará la aproximación de los marcos regulatorios y mostrará su disposición a aceptar la existencia de "un único regulador".

Transporte deficitario

No obstante, el presidente del Gobierno subrayará que esta política energética común "no existe todavía" porque no tiene base legal. "La energía como producto no circula libremente en Europa", enfatizó el secretario de Estado. El transporte es "muy deficitario y muy desigual" y depende de infraestructuras interestatales "que muchas veces ni existen", de manera que el suministro en España depende en un 80% de fuentes exteriores pero sólo el 2,7% del consumo se canaliza a través de interconexiones europeas.

"No se puede hablar de un mercado interior de la energía al mismo nivel que se puede hablar de los servicios bancarios y las telecomunicaciones", reiteró.

Por lo que se refiere al resto de reformas económicas que debatirán los líderes europeos, Moraleda se refirió al objetivo que pretende pactar la presidencia austriaca de que la UE cree dos millones de empleos anuales de aquí a 2010. El objetivo de España será crear 700.000 empleos este año, un tercio de la cantidad total del conjunto de los Veinticinco.