Bolsa

Jazztel cae un 6,41% en cuatro días y toca mínimos desde 2004

Los resultados de Jazztel no han sido bien acogidos por el mercado. Desde que la compañía presentara sus cifras el pasado 28 de febrero, las acciones no han hecho sino caer, hasta acumular un descenso del 6,41% en cuatro días. El viernes la acción perdió un 2,67% y cerró a la altura de 0,73 euros, el nivel más bajo desde 2004.

La decepción obedece al mensaje mandado por la ejecutiva de la compañía, que el lunes pasado anunció que no podrá cumplir con sus objetivos de 2007. Las metas de ingresos que se planteó la compañía para ese año, 1.000 millones de euros, han sido retrasadas dos años, hasta 2009. La compañía también ha recortado drásticamente la previsión de clientes de ADSL para este año. Además, cuatro de cada 10 clientes de ADSL que declara la compañía están en realidad inactivos, como informó el viernes Cinco Días, de modo que la cifra real de clientes en servicio era de sólo 131.392 al cierre de año.

En 2005 la compañía perdió 177,6 millones de euros, el doble que el año anterior. Nada más conocer el estado de las cuentas de Jazztel, Ibersecurities aconsejó deshacer posiciones debido a que prevén que en el corto plazo 'haya una presión vendedora sobre el valor'.

Dentro del sentimiento negativo que ha generado la empresa entre los analistas e inversores, la sociedad de valores destaca algunos aspectos positivos. Por ejemplo, considera que el margen bruto ha tenido un desarrollo mejor de lo previsto, 'que compensa por una peor evolución en los costes generales'.

En otro sentido, Ibersecurities no descarta que Jazztel tenga que 'buscar fondos adicionales en los dos próximos años para financiar su plan de negocio'. La entidad cuenta con 190 millones de euros en caja procedentes en su mayoría de la última emisión de bonos convertibles.

Jazztel es un valor muy poco seguido por los expertos, y los que lo hacen no se muestran nada optimistas. Según recoge Bloomberg, en los 12 últimos meses no ha salido ninguna recomendación de compra y, sin embargo, un 75% ha optado por aconsejar vender. Sólo un 25% se ha inclinado por mantener las acciones del valor.