La batalla energética

Francia acelera la creación del gigante energético Suez-Gaz de France

El Gobierno francés moviliza sus instancias políticas para acelerar la privatización parcial de Gaz de France, en vistas de su fusión con Suez. La absorción del grupo franco-belga por la gasista francesa creará el segundo grupo mundial de electricidad y de gas por capitalización bursátil. El Estado francés será el principal accionista, con el 35%.

El Ejecutivo galo 'desea ir muy rápido ante el Parlamento, en los dos o tres próximos meses' para cambiar la ley que impide al Estado francés reducir su participación en Gaz de France por debajo del 70%, según explicó ayer el ministro de Economía, Thierry Breton, en una cadena de radio local. De la maniobra jurídica, que supone la privatización parcial de Gaz de France, depende la fusión entre la gasista gala y el grupo franco-belga Suez, anunciada in extremis por el primer ministro Dominique de Villepin el pasado sábado. El Ejecutivo galo se ha lanzado sin pestañear en una operación de 'patriotismo económico', definición acuñada por el mismo Villepin para defender 'los campeones nacionales' de eventuales garras extranjeras. En esta ocasión, el peligro venía de la italiana Enel, que no excluía lanzar una opa hostil sobre Suez. Y sólo cinco días han sido necesarios para activar la maquinaria empresario-política y frenar cualquier apetito transalpino. En juego está 'la independencia energética de nuestro país', lo que supone 'dotarnos de todos los instrumentos necesarios' para defenderla, como ha explicado el primer ministro, en neto bajón en los sondeos de opinión.

Consciente de que si quiera rozar una de las empresas públicas por excelencia puede resultar políticamente explosivo, el Ejecutivo ha hecho saber que se trata de 'una fusión-absorción' del grupo de energía y medio ambiente por Gaz de France, pese a la diferencia de talla entre ambas. La capitalización bursátil de Suez alcanza 43.000 millones de euros, frente a 29.300 millones de Gaz de France. Ambas compañías explicaron en un comunicado conjunto que 'el gobierno' del nuevo gigante, número dos europeo de electricidad y de gas, 'se comunicará al mercado próximamente', si bien analistas cercanos a la operación citan al presidente de Suez, Gérard Mestrallet, como patrón del nuevo grupo.

El documento precisa las modalidades de la operación, por la que se intercambiará una acción de Suez por una acción de Gaz de France, lo que supondrá para los accionistas de las gasista una prima del 3,9% respecto al precio medio del título en los tres últimos meses. La fusión estará precedida por el abono de Suez a sus accionistas de un dividendo excepcional de un euro por acción, hasta 1.250 millones de euros.

Ultima un cambio legislativo para reducir participación en GDF por debajo del 70%

ENDESA 17,93 -0,19%
NATURGY 26,77 -0,37%

El Estado francés se alzará en principal accionista, con un '34% ó 35% de participación', según explicó Breton, es decir, la minoría de bloqueo suficiente para impedir una futura opa. El nuevo grupo registrará una cifra de negocio de 64.000 millones de euros y una capitalización bursátil de 72.400 millones, en segundo lugar en Europa detrás de EDF (80.006 millones). El gigante eléctrico encontrará así un competidor directo de cara a la liberalización total del sector, el 1 de julio de 2007.

Ambas empresas y el Ejecutivo han insistido en que la fusión, que se formalizará en el segundo semestre del año, 'no generará ninguna destrucción de empleo', ni afectará al estatuto del personal de las dos compañías. No obstante, el conjunto de centrales sindicales ha condenado la medida. Queda pendiente el visto bueno de las autoridades de la competencia.

La Comisión Europea esquivó ayer la demanda de Italia de pronunciarse contra el apoyo del Gobierno francés a la operación.

Redacción

El Ejecutivo galo se ha lanzado a una operación de 'patriotismo económico' para defender a Suez del posible acoso de la italiana Enel. Esta compañía ha puesto el grito en el cielo por el relevante papel del Gobierno francés en la operación.

El grupo controla con La Caixa el 47% de Agbar

El principal activo de Suez en España es su presencia en Agbar. Cuenta con un 47,1% del capital de este grupo de servicios a través de la sociedad Hisusa, en la que controla el 51%. El 49% restante está en manos de La Caixa. Hisusa se ha convertido en el principal accionista de Agbar desde que hace dos años Endesa vendiera su 11,64%. La colaboración se extendió a América Latina, con varias concesiones de agua, ahora en franca retirada, especialmente en Argentina.

Suez mantiene hasta cinco miembros en el consejo de administración de Agbar. Una situación diferente presenta en su segunda participada en importancia: Gas Natural. En este caso, cuenta con un 5% del capital a través de la propia Hisusa, pero no incluye ningún consejero, delegando su representación en La Caixa. Portavoces de Agbar y Gas Natural declinaron ayer pronunciarse sobre las consecuencias de la unión entre Suez y Gaz de France en España.

Electrabel es una de las filiales de Suez con mayor actividad, a diferencia de Gaz de France, que abandonó la construcción de una planta de ciclo combinado en Martorell (Barcelona) por el retraso en los permisos.

Elyo Ibérica, otra subsidiaria de Suez, ha diversificado su negocio de plantas de cogeneración. Ineo y Tractebel completan la presencia de Suez en España.