Buen gobierno

Las grandes empresas se unen en una crítica al Código Conthe

Un total de 27 empresas cotizadas, y que en su mayor parte pertenecen al Ibex 35, han firmado un documento que contiene sus observaciones al proyecto de Código Unificado. Estas compañías han hecho llegar sus críticas a la CNMV de manera conjunta y a través del holding Bolsas y Mercados Españoles, que preside Antonio Zoido. El documento critica cada una de las recomendaciones del borrador del Código, pide la supresión de algunas de ellas y la reformulación de muchas otras.

Sin llegar a apurar el último día de plazo (el martes 28) para presentar observaciones al borrador de Código Unificado, un grupo de sociedades cotizadas, la mayor parte pertenecientes al Ibex 35, han unido esfuerzos para criticar muchas de las cuestiones que contiene el proyecto que han calificado de extremadamente intervencionista. El viernes el presidente de Bolsas y Mercados, Antonio Zoido, entregó al presidente de la CNMV, Manuel Conthe un documento de 56 páginas que desgrana punto por punto las críticas de las empresas firmantes a las recomendaciones incluidas en el borrador de Código de Buen Gobierno.

En la carta que acompaña al documento Zoido destaca el 'carácter ejemplar de las empresas españolas' que no se han visto envueltas en escándalos financieros que sí han afectado a otros países. 'Las sociedades españolas cotizadas son un referente internacional en credibilidad y confianza', continúa el presidente de Bolsas y Mercados, que añade que la configuración actual del proyecto de Código 'podría situar a un buen número de esas sociedades cotizadas en una situación de amplios incumplimientos puntuales sobrevenidos a causa del mero surgir de nuevas y muy específicas recomendaciones'. Entre las principales alegaciones realizadas por las sociedades cotizadas destaca la reivindicación de poder autoorganizarse y 'dotarse de unos órganos de gestión adaptados a las peculiaridades y necesidades propias de cada compañía'.

El documento también destaca que la aparente flexibilidad del principio de cumplir o explicar 'se encuentra limitada por la inclusión de definiciones no dispositivas'. Y ponen algunos ejemplos del tono en el que está redactado el Código, como en que reza que 'las sociedades cotizadas serán libres para cumplir o no las recomendaciones del Código, pero deberán respetar estrictamente las definiciones y conceptos que contiene'. Las empresas creen que la inclusión de este tipo de definiciones no dispositivas cuyo cumplimiento no puede ser valorado por la propia sociedad se aparta del principio de cumplir o explicar. Otra de las críticas de las empresas al borrador de Código se basa en la falta de justificación de por qué se realizan las recomendaciones. 'Y en su lugar asoma un principio implícito de desconfianza en la gestión de las sociedades cotizadas que no puede servir de fundamento general para este proyecto', opinan.

Recomendaciones exhaustivas

Además, consideran que 'el excesivo nivel de detalle en las recomendaciones' invalida, 'aunque sea parcialmente', el principio de cumplir o explicar. También en este caso ponen un ejemplo. El borrador de Código recomienda que los consejos de administración se reúnan al menos ocho veces al año. 'Entendemos preferible que una sociedad cotizada deba explicar que el número de reuniones celebradas es suficiente que por qué no ha celebrado anualmente ocho reuniones'.

Otra razón para criticar el borrador es el incremento de los costes que supone para las empresas 'el excesivo detalle en las recomendaciones'. Recuerdan que, como en el caso de la Sarbanes Oxley, esta circunstancia pueda llegar a inhibir a nuevas empresas a salir a Bolsa o a replantearse su presencia en ella.

Los firmantes abogan por evitar las fórmulas verbales imperativas

Las sociedades que han suscrito el documento de alegaciones al borrador de Código Unificado pertenecen en su mayor parte al Ibex 35 (Telecinco, Banco Popular, Endesa, Antena 3, Bankinter, Sacyr Vallehermoso, Unión Fenosa, Sogecable, Iberia, BBVA, Prisa, Telefónica, Telefónica Móviles, TPI, ACS, Acerinox, NH Hoteles, Santander, Enagás, Repsol, Gas Natural y Banco Sabadell), a las que se han unido La Caixa, Agbar, Abengoa, Banesto y Urbis.

Todas ellas consideran que el código debería evitar la utilización de fórmulas verbales imperativas tales como deberán, 'o, alternativamente, aclarar desde el principio que dichas fórmulas no corresponden a un mandato imperativo'.

El documento propone la supresión o la reformulación de un buen número de recomendaciones. Entre las que proponen eliminar se encuentra la que se refiere a que las filiales no coticen cuando lo hacen las matrices. También opinan que debería excluirse cualquier referencia numérica o porcentual al número de consejeros independientes que han de integrar el consejo.

Además, piden que sólo se desglose el sueldo de los consejeros ejecutivos y se guarde la confidencialidad sobre las del resto.

Consejeros. Debe primar la unidad del órgano de administración

Las 27 empresas que suscriben el documento remitido el viernes a la CNMV consideran que el principio de la unidad de funcionamiento del consejo es esencial 'para el correcto y eficaz desarrollo de la labor del consejo de administración'. Las cotizadas creen que el conjunto de reglas sobre el funcionamiento de los consejos debe ser regulado por cada sociedad. Además, aseguran que como se indica por ejemplo en la recomendación de la CE, deben ser las empresas las que determinen el carácter de independiente de estos consejeros. También destacan que la importancia de la presencia de independientes no debe alterar el equilibrio necesario entre consejeros ejecutivos y dominicales. 'Un consejo con presencia casi exclusiva de independientes sería totalmente ineficaz', apuntan. Y apelan al carácter unitario y colegiado del órgano de administración y explican que todos deben velar por el interés de la empresa y no sólo por un grupo determinado de accionistas.

Vicepresidente. Existen otros medios de evitar la acumulación de poder

'Debe dejarse a sus facultades de autoorganización las referencias a la existencia de un vicepresidente independiente en los supuestos en que coincida la figura del presidente ejecutivo y del primer ejecutivo de la entidad', opinan las empresas firmantes del documento. Para éstas, el nombramiento de un vicepresidente es una alternativa más, 'pero no la única ni la preferente' para equilibrar la acumulación de poder en el presidente. De hecho, recalcan que 'las diferencias entre consejos, su composición y número o la propia estructura de capital de cada compañía, pueden, o no, hacer aconsejable tal nombramiento'. Califican de imprecisa la redacción de la recomendación sobre las facultades del vicepresidente, lo que 'pueden llevar a situaciones jurídicas no acordes con la normativa aplicable'. Y añaden que crear una bicefalia en el consejo puede acarrear confrontaciones que supongan un riesgo para la estabilidad de la empresa.