Gestión

Tormenta en EE UU por la gestión de los puertos por una empresa árabe

Los gobernadores republicanos de Nueva York y Maryland, senadores demócratas como Hillary Clinton y republicanos como el líder del Senado, Bill Frist, están formando un inusual grupo de protesta ante la Administración Bush. La queja tiene su origen en el visto bueno que se ha dado a la toma de la gestión comercial de seis importantes puertos del país por una compañía de Emiratos Árabes Unidos.

Hasta ahora las operaciones de los puertos de Nueva York, Nueva Jersey, Baltimore, Nueva Orleans, Miami y Filadelfia ha estado en manos de la británica Peninsular & Oriental Steam Navigation, pero este mes sus accionistas aprobaron la venta de la empresa a Dubai Ports World, de EAU. Todas las operaciones de la británica pasan a manos de la compañía árabe, algo que fue aprobado en enero por el Comité de Inversiones Extranjeras en EE UU.

Aunque Dubai Ports no toma control ni de la propiedad del puerto ni de su seguridad, legisladores y gobernadores se quejan de la poca publicidad dada a esta aprobación y están tomando acciones para pararla, ya que consideran que comporta importantes consecuencias para la seguridad del país.

Desde la administración se trata de calmar los ánimos recordando que UAE es un aliado de EE UU en la llamada 'guerra contra el terrorismo'. No obstante, en este caso se han unido los miedos a que los puertos no han estado nunca adecuadamente protegidos con el hecho de que algunos de los implicados en los ataques del 11-S tuvieran su base en UAE, país a través del cual se canalizaron fondos para su financiación.

Los gobernadores de Nueva York y Maryland han anunciado que tratarán de revisar y cancelar los contratos con P&O y varios senadores van a proponer leyes que prohíban el contrato de actividades portuarias con empresas extranjeras. El demócrata Charles Schumer pidió a Bush que anulara el acuerdo.

Bajo la sospecha del Katrina

El responsable de Seguridad Nacional, Michael Chertoff, ha defendido la entrada de la compañía árabe en la gestión de los puertos de la costa este del país ya que su departamento ha revisado el acuerdo al igual que lo ha hecho el Tesoro, Comercio, el FBI y el Pentágono. No obstante, Chertoff no está en su mejor momento: hace unos días recibió unas durísimas críticas desde el Congreso por la gestión de la crisis del Katrina. 'No puede pedirnos que simplemente confiemos en ustedes', decía enfadado el senador demócrata Robert Menéndez, con relación al tema de los puertos.