Laboral

Un millón de empleos para europeos en la red

Si alguna vez se nos ha pasado por la cabeza cambiar de aires, dejar todo y marcharnos a trabajar a otro país, lo primero que nos echa para atrás es la dificultad de buscar trabajo fuera de España. ¿Por dónde empezar? Esto mismo ocurre en el resto de países europeos.

La casi inexistencia de movilidad laboral geográfica es una de las características comunes de los mercados laborales europeos (sólo el 2% de los trabajadores comunitarios se ha marchado a otro Estado miembro a trabajar, según los datos de la Comisión Europea). Esta falta de movilidad también afecta a los cambios de puesto de trabajo dentro del propio país: mientras los europeos estamos en una media de casi 11 años en el mismo puesto de trabajo, los estadounidenses no llegan a seis años.

Las autoridades de Bruselas han constatado que esta situación esta frenando el crecimiento económico y del empleo, en una región con 18 millones de parados. Por ello se han puesto manos a la obra y desde ayer está disponible una web en internet (http: //europa.eu.int/eures) que ofrece un millón de empleos distribuidos en los 28 Estados europeos.

Entrando en esta página se pueden hacer fáciles búsquedas por países, profesiones, tipos de contrato y acceder a los detalles de cada empleo, como sueldo y jornada. También se pueden enviar los currículum y un equipo de 700 consejeros repartidos por toda Europa ayudarán a los trabajadores a encontrar su puesto. Reino Unido, con 343.632 empleos es el país que más puestos ofrece, seguido de Alemania (190.928), mientras que España se encuentra a la cola, y sólo oferta 316 empleos, y sólo Finlandia (68) y Estonia (91) ofrecen menos trabajos.

Con la puesta en marcha de esta web, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso y el comisario de Empleo, Vladimir Spidla, declararon ayer oficialmente a 2006, 'Año de la movilidad de los trabajadores europeos'. En unas jornadas celebradas ayer y hoy en Bruselas por este motivo, en la que se reúnen numerosos expertos de los mercados laborales comunitarios, Barroso, al igual que el resto de ponentes, insistió en que 'la movilidad laboral ya sea geográfica o profesional será imprescindible para mejorar la competitividad en Europa'.

Dicho esto, surge la pregunta de cómo incentivar la movilidad en la UE ahora que la Comisión está esperando que varios Estados como Alemania o Austria prolonguen las restricciones transitorias a la libre circulación de trabajadores de los países de la ampliación.

El sueño europeo imita al americano

¿Qué motiva a un trabajador europeo a cambiar de empleo o a trasladarse a otro país miembro? La respuesta a esta pregunta la dio ayer Jeremy Rifkin, presidente de la Foundation for Economic Trend, Jeremy Rifkin: 'los europeos ven la movilidad laboral no sólo como una oportunidad, sino que necesitan saber que compartirán sus valores con los ciudadanos del país de acogida'. Según explicó, la clave es que los europeos imiten el éxito del 'sueño americano', que consiste en percibir su país como 'una tierra de oportunidades, en la que en cualquier sitio te van a recibir y hacer sentir bien'. Para Rifkin, 'el sueño europeo es posible, aunque esté en estado embrionario'. La UE es 'un laboratorio para las nuevas ideas, en la que se está formando a la primera generación capaz de pensar globalmente'.