_
_
_
_
_
5d. Para invertir

Cuatro parejas para ir largo y corto

'Blue chips' y compañías de pequeña capitalización

Los valores de mediana y pequeña capitalización, incluidos en los índices Ibex Medium y Small Caps, llevan cuatro ejercicios consecutivos batiendo a las empresas de gran tamaño bursátil, representadas por la evolución del Ibex 35.

En sus estrategias de inversión de cara a 2006, la mayor parte de las casas de Bolsa coincidía en que éste puede ser el ejercicio en el que los blue chips tomen el relevo ya que se han quedado, en líneas generales, infravalorados frente a los valores de menor tamaño.

Si finalmente este año se lanzan los fondos cotizados o ETF sobre estos tres índices, resultará más fácil diseñar una estrategia de inversión long-short con los pequeños y grandes valores.

Valores de un mismo sector con distinta evolución

Las compañías de un mismo sector, con un tamaño similar y un plan de negocio parecido, suelen tener un comportamiento parejo en Bolsa salvo que se produzcan desajustes por circunstancias puntuales. Si este desajuste se produce, una estrategia long-short suele tomar posiciones largas en el valor que se ha quedado rezagado y cortas en aquel que más se ha revalorizado. Un ejemplo de desajuste entre empresas del mismo sector puede verse, por ejemplo, dentro de la banca mediana en España. Mientras entidades como Bankinter y Banco Sabadell acumulan revalorizaciones superiores al 20% en los últimos 12 meses, los títulos del Banco Popular ganan cuatro veces menos.

Empresas de crecimiento frente a defensivas

El debate acerca de invertir en compañías de valor (value) o de crecimiento (growth) viene de lejos. En teoría, el mercado premia a las compañías del primer grupo, con crecimientos sostenibles en los beneficios, balances saneados y generosa remuneración al accionista, en contextos difíciles para la renta variable. Por el contrario, los inversores se decantan por compañías de crecimiento durante las fases expansivas del ciclo económico.

El problema de aplicar este patrón en una estrategia long-short es que la situación de las compañías evoluciona y también la percepción que tiene el mercado. Valores que antes eran de crecimiento ahora son de valor y viceversa.

Arbitraje en operaciones de concentración

El arbitraje en operaciones de concentración (fusiones o adquisiciones) no es propiamente una estrategia long-short. Se trata de identificar compañías que pueden ser objeto de una opa para situarse largo en ellas con la esperanzan de que al final se presente una oferta con una elevada prima. En cambio, se toman posiciones cortas en aquellos valores que son candidatos a realizar alguna compra, situación que el mercado suele penalizar, por lo menos en el corto plazo.

Las estrategias de arbitraje también se utilizan para aprovechar los desfases de valoración en operaciones en curso donde la cotización de los valores no se ajusta a la ecuación de canje propuesta.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Más información

Archivado En

_
_