Bolsa Europea

El fin del ciclo de subidas de tipos en EE UU favorece al euro

Escalada del euro. La divisa europea ha remontado a máximos de cuatro meses ante la creciente expectativa de una reducción del diferencial entre los tipos de interés en EE UU y Europa. En la sesión de ayer rozó 1,23 dólares y sube ya el 3,71% en el año.

Mejoran las perspectivas para el euro. Después de concluir 2005 con una caída del 12,58%, los factores coyunturales que jugaron en su contra pierden fuerza. El mercado vuelve a apostar por la divisa europea, que en lo que va de año ha pasado de 1,18 a 1,2289 unidades por dólar, tras repuntar ayer el 1,27%.

'El año pasado el diferencial de tipos entre Estados Unidos y Europa sorprendió al alza debido a la política continuada de subidas de tipos de la Reserva Federal. El diferencial de crecimiento entre ambas regiones y la fuerte entrada de capitales a EE UU fueron otros factores que apoyaron al dólar. Ahora contemplamos que el mercado vuelve a centrarse en los problemas estructurales que genera el déficit, y los factores coyunturales no van a estar tan ahí para apoyar al dólar', comenta Nuria García Manteca, de Ahorro Corporación.

Precisamente en el mercado aumenta día a día la percepción de que ciclo de subidas de tipos de interés en EE UU se agota, mientras que en Europa no ha hecho más que comenzar. Una perspectiva avalada además por los últimos comentarios de las autoridades monetarias.

William Poole, presidente de la Reserva Federal de Saint Louis, ha declarado en una entrevista reciente a Bloomberg que está menos preocupado por la inflación que hace seis meses. Miembros del BCE, por otra parte, han sugerido que las subidas de tipos de interés son necesarias para combatir los efectos inflacionistas que genera la subida del precio del petróleo. Unos comentarios que fomentaron el repunte del euro ayer, ante la expectativa de que el diferencial entre los tipos de interés en EE UU y Europa se estreche este ejercicio.

El BCE subió los tipos de interés en diciembre hasta el 2,25% después de mantenerlos en el 2% desde junio de 2003. En EE UU, por contra, la Reserva Federal comenzó el ciclo de subidas en junio de 2004, lo que ha provocado que los tipos de interés pasen del 1% al 4,25% actual. Los futuros, apuestan además, por otro repunte de un cuarto de punto en la reunión del 31 de diciembre, que podría ser la última en un tiempo.

Ante este escenario los problemas de financiación de EE UU vuelven a generar preocupación. Estados Unidos necesita atraer capital extranjero por valor de 2.100 millones de dólares al día para financiar el déficit por cuenta corriente, que el año pasado llegó a alcanzar niveles récord que supusieron el 6,5% del PIB. En la actualidad alcanza el 6,2%, mientras que el déficit presupuestario supone el 2,4% del PIB.

'De momento entra mucho flujo de dinero que cubre el déficit pero cada vez son más inversores privados y menos bancos oficiales. Los déficits estructurales son muy grandes y la política de Bush no va encaminada a reducirla. En el mercado influye todo y también preocupa que el petróleo se dispare por los problemas de Irán y Nigeria', concluye Carlos de las Morenas, de BNP Paribas AM.

Déficit. Los problemas estructurales retoman el protagonismo

Los problemas estructurales de EE UU vuelven a la actualidad tras pasar desapercibidos en el mercado de divisas el año pasado.

El presidente de la Reserva Federal de Nueva York, Timothy Geithner, comentó ayer que el creciente déficit por cuenta corriente de EE UU supone un riesgo para la economía mundial. Alertó que el ajuste eventual no tiene por qué ser gradual y no descartó que fuese brusco.

Este temor, unido a otros factores como la escalada de tensión en Irán y las complicaciones en Nigeria jugaron en contra del dólar ayer.