CincoSentidos

Los consumidores españoles, entre los más optimistas de la UE

España encabeza el aumento en la intención de compras, sólo por detrás de Bélgica; por contra, el ahorro será menor que la media, según un estudio de Banco Cetelem

Optimistas, pero menos que hace un año. Así se muestran los españoles ante su futuro económico y sus perspectivas de consumo. Según el Observador Cetelem 2006 -un informe realizado por Banco Cetelem en 12 países de la UE sobre hábitos de consumo- los europeos mantienen unas perspectivas desfavorables de cara al futuro. No en vano, en su conjunto otorgan un suspenso a la situación general de sus países al calificarles con un 4,68 de media sobre 10. De hecho, de los 12 países analizados (Alemania, Bélgica, Eslovaquia, España, Francia, Hungría, Italia, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa y Rusia), sólo cuatro logran el cinco y únicamente Bélgica (5,89) supera a España (5,64), aunque ambos países obtienen peor nota que el año pasado. Reino Unido (5,4) y República Checa (5,14), que también aprueban en el examen al que los someten sus ciudadanos, también reducen su calificación respecto a 2005. En el otro lado, el de los pesimistas, los más negativos son los portugueses.

En España, sin embargo, se apuesta por seguir consumiendo. Así lo confirma Salvador Maldonado, director de relaciones externas de Banco Cetelem. 'El 43% de los españoles estima que su consumo aumentará en los próximos 12 meses', afirma Maldonado. Esta cifra sitúa a España por encima de la media europea de expectativas de compra (41%). En lo que respecta al ahorro, el porcentaje de los que prevén aumentar estas tasas es inferior, del 31%, mientras que la media europea se sitúa en el 39%.

Dentro de España, y por zonas geográficas, son los vascos, los castellano leoneses y los manchegos los más satisfechos con la situación actual del país otorgándole una nota de 6,02 sobre 10. En el lado opuesto, y pese a aprobar el panorama político, económico y social actual, se sitúan los levantinos y los gallegos, que se muestran más prudentes en lo que al consumo se refiere.

Y es que los años de la opulencia parecen quedar atrás, a juzgar por las respuestas de los encuestados por Banco Cetelem. El diferencial de crecimiento económico, que todavía sigue jugando a favor de España, parece que se reduce y marca las expectativas de consumo de los ciudadanos.

El mayor gasto, a ocio y viajes

Renunciar a algunos placeres como los viajes o el ocio parece que se hace difícil. O al menos así lo reflejan los resultados de este estudio que arrojan entre sus conclusiones que los productos relacionados con este sector siguen siendo la estrella y a los que se dedica una parte abultada del presupuesto familiar.

El 46% de los encuestados, de hecho, afirma que dedicará una parte de su capital a este fin en 2006. En este apartado, son los ingleses los que piensan dedicar un mayor gasto a los viajes y al ocio (68%), en Alemania y Bélgica, el 62% de los ciudadanos invertirá una parte de sus ahorros en el entretenimiento.

En el caso de los españoles, este sector también supondrá el mayor gasto. De hecho, un 48% de ellos tiene intención de comprar en este sector y un 19% prevé hacerlo en el de telefonía, en ambos casos situándose dos puntos por encima de la media europea.

Otro dato destacado es la utilización de internet como canal de compra. Según el informe, este medio se consolida en Europa. Y algo más. En España crece la tasa de acceso hasta superar a la de Francia aunque, como señala Maldonado, todavía está lejos de la de países como Alemania, Reino Unido o Italia. Y es aquí donde vuelven a ser la estrella los productos relacionados con el ocio y los viajes, que se convierten en los más contratados a través de este canal, sobre todo en España. De cara a los próximos meses cerca de un 16% de los encuestados en España afirmaba tener intención de seguir con esta tendencia.

Sólo queda esperar que los datos económicos acompañen y permitan disminuir la tasa de ciudadanos europeos que ve el futuro con inquietud y que ahora está en el 50%.

Objetivo, adquirir una vivienda

Disponer de una vivienda en propiedad sigue siendo el anhelo de muchos. Ni los elevados precios de los inmuebles ni la tendencia alcista de los tipos de interés -a la subida acometida en diciembre podría continuar otra u otras este año, a juzgar por las previsiones de los expertos y por los indicadores adelantados del precio del dinero- parecen frenar la intención de los consumidores. Las encuestas realizadas por el Observador Cetelem confirman, de nuevo, esta tendencia. Un 13% de los encuestados apuesta por la adquisición de una vivienda, cuatro puntos más que en 2005 y cinco puntos más que la media europea. Según Salvador Maldonado, director de este estudio, 'aunque los datos apuntan a una desaceleración de la compra de vivienda, la intención está por encima de las posibilidades reales de compra. No obstante, hay que tener en cuenta que muchos inmigrantes están comprando casas'. Tampoco el sector de créditos al consumo parece que vaya a resentirse de la subida de tipos. Según Maldonado, este sector seguirá creciendo a tasas similares a las de 2005, esto es del orden de un 18%.