Accionistas

Un 80% de los minoritarios se siente indefenso ante una opa

El 80% de los accionistas minoritarios considera que no existen mecanismos adecuados para proteger sus intereses cuando se plantea una opa. Pese a este recelo, la mayoría reconoce que estas operaciones presentan una oportunidad, según una encuesta encargada por la Fundación de Estudios Sociológicos (Fundes) a Metroscopia.

El 80% de los inversores minoristas se siente indefenso cuando se plantea una opa, aunque la mayoría, el 68%, reconoce que no se preocupa adecuadamente por defender sus derechos e intereses cuando se presentan estas situaciones.

'Creen que la propia empresa es la que tiene la responsabilidad de informarles, luego el Estado y en tercer lugar el propio accionista', comentó ayer en rueda de prensa el catedrático de sociología de la Universidad Autónoma de Madrid, y director de la encuesta, José Juan Toharia. Un estudio que se realizó sobre una muestra de 4.900 personas, de las cuales se entrevistó exclusivamente a los 495 que se declararon pequeños accionistas.

Pese al recelo que generan las opas, la mayoría de los encuestados, en proporción de dos a uno, consideran que son una oportunidad ya que 'pueden vender o no', según les convenga, explicó Toharia. Además, el 70% reconoce que lo que más les interesa es la rentabilidad inmediata que pueda suponerles la operación, más que el proyecto empresarial que pueda existir.

El estudio, realizado antes de la opa lanzada por Gas Natural sobre Endesa, concluye que el 48% de los encuestados opina que las opas son un mecanismo de saneamiento y fortalecimiento de las empresas, frente al 25% que opinan lo contrario.

En cuanto a la percepción que tienen los accionistas sobre una opa hostil, la mayoría entiende que esa 'hostilidad' se dirige fundamentalmente contra el consejo de administración de la empresa opada (60%), su cúpula directiva (55%), y sus grandes accionistas (56%).

En términos generales los accionistas tampoco ven con buenos ojos que una empresa extranjera plantee una opa sobre una compañía española. El 34% lo ve como algo negativo frente al 24% que opina lo contrario.

Toharia indicó, asimismo, que un 78% de los pequeños accionistas encuestados consideran que las opas no son buenas o malas en sí mismas, sino que constituyen tan solo un instrumento cuyas posibles consecuencias, positivas o negativas, dependerá de cada caso concreto.

Respecto al impacto económico que tienen las opas en España tan sólo la mitad de los encuestados opinó. De estos, el 33% respondió, que en líneas generales, estas operaciones son positivas para la economía, frente al 18% que no lo cree.

Perfil Un 10% de los españoles son pequeños accionistas

Un 10% de los españoles son pequeños accionistas.

Los hombres predominan (58%), aunque el 42% de las mujeres son titulares.

El 57% tiene una edad comprendida entre 35 y 54 años, y el 41% son mayores de edad.

Los menores de 35 años son los que invierten con perspectiva a largo plazo. El 83% tienen en cuenta las posibilidades de revalorización y sólo el 16% invierte por el dividendo.

Seis de cada 10 accionistas pertenecen a las clases alta y media-alta, mientras que el 8% forma parte de la clase media-baja.

Un grupo informado. La mitad aproximadamente sigue la cotización al menos una vez a la semana. El 38% analiza la evolución del Ibex diariamente.

Siete de cada diez pequeños accionistas adquirieron acciones por primera vez hace cinco años. Y más de un tercio se pueden considerar compradores recientes.

A la hora de comprar el accionista valora las posibilidades de revalorización en el tiempo, la solidez y fiabilidad de la empresa, la existencia de información clara y fácil de obtener sobre la marcha de la empresa y el sector en el que desarrolla su actividad.

La evolución reciente en Bolsa, que sea una empresa española y las recomendaciones del banco también se valoran antes de comprar.

Los minoristas controlan el 25% de las empresas cotizadas', añadió ayer Juan Carlos Ureta, presidente de Renta 4 y patrono de Fundes.