_
_
_
_
_
CincoSentidos

Volkswagen vuelve a la carga con el Jetta

Tras aparcar esta denominación durante años en Europa, la firma contraataca con un modelo casi tan grande como el Passat

Derivado del Golf, Volkswagen siempre ha ofertado una berlina de tres volúmenes (tipo sedán) para usuarios que encontraban en el Passat un modelo quizá demasiado grande. Y no es que quisiera competir en precio con otros fabricantes, ya que el sedán compacto se aproximaba mucho en precio a su hermano mayor.

Primero fue el Jetta, denominación con la que se comercializó un vehículo derivado de los Golf II. Luego vino el Vento, a su vez basado en el Golf de tercera generación y de éxito sólo discreto en mercados como el español. A continuación se comercializó el Bora -sobre la plataforma y mecánica del Golf IV- y tomando como base al Golf V llega el nuevo Jetta.

A la venta en octubre con precios que parten de 19.530 euros, el último Volkswagen pretende hacerse con una parte del pastel que en estos momentos se reservan modelos como el BMW Serie 3, el Audi A4 y, sobre todo, el Volvo S40, al que el Jetta puede hacer daño, pues es más grande y asequible.

Y es que la nueva berlina de VW crece hasta 4,56 metros, o lo que es igual, 18,2 centímetros más largo que su antecesor. Es decir, es más voluminoso que el modelo de BMW e incluso que el Mercedes Clase C. Además, hace gala de un supermaletero de 527 litros, superior al de vehículos como el BMW Serie 5 -en su interior aloja una rueda de emergencia de medida normal-. Y el respaldo posterior es abatible en secciones asimétricas, para introducir largos.

Su estética frontal es casi idéntica a la del último Golf, salvo por la parrilla cromada, modelo con el que comparte diversos elementos estructurales hasta el centro de la carrocería. De ahí hacia atrás luce su personalidad propia pero, curiosamente, la zaga es similar a la de otro VW: el flamante Passat. Así lo avalan sus ópticas circulares enmarcadas y dotadas de tecnología led, más rápida y longeva que las bombillas incandescentes tradicionales. Tal es el parecido en la vista tres cuartos trasera que habrá que prestar atención para distinguir ambos modelos.

En el habitáculo, todo parabienes: calidad de primera, buena amplitud (las plazas traseras son más justas que en el Passat porque la distancia entre ejes es ligeramente inferior) y un buen equipamiento de serie que contempla tanto en la versión Trendline como en la Advance (climatizador de doble ambiente, audio con diez altavoces, seis airbags, ESP o cuatro elevalunas eléctricos, entre otros).

Con una dinámica tan firme como cómoda y segura, el Jetta resulta fácil de conducir, pues junto a su calidad direccional presume de una frenada contundente y de una precisa dirección. En el abanico mecánico contará, al menos en la fase de lanzamiento, con propulsores de gasolina y turbodiésel TDI con tecnología de inyección directa mediante bomba inyector. Sobre los primeros, se han previsto dos 1.6, uno de 102 CV y otro con inyección directa FSI de 116. Luego deben sumarse un 2.0 de 150 CV y, previsiblemente, un 2.0 TFSI de 170 o incluso 200 CV.

En cuanto a los de gasóleo, la oferta queda configurada por un 1.9 de 105 CV y por un 2.0 de 140. Según motorizaciones, la marca montará transmisiones manuales de cinco o seis relaciones, o bien, con sobreprecio, la cómoda y atractiva caja robotizada/secuencial DSG, de seis relaciones. De innegable éxito comercial en países como EE UU, el Jetta se fabricará en la planta mejicana de Puebla.

Un Golf muy descapotable

Los proyectos de Volkswagen a corto y medio plazo se cuentan por decenas. De una parte, parece claro que colaborará, una vez más, con el consorcio DaimlerChrysler para la producción de un monovolumen destinado, en una primera fase, a Estados Unidos. En otro orden de cosas, se están ultimando nuevas familias de inéditos propulsores, entre los que llaman la atención propuestas tan sorprendentes como un 1.4 de gasolina y bajo consumo animado por un compresor mecánico y un turbo a la vez que rinde la friolera de 170 CV. Más a mano queda el nuevo Golf descapotable, estrictamente basado en la estética del Concept C, fabricado en Portugal -en la factoría de Autoeuropa-, llamado Eos y dotado de techo de vidrio y aluminio abatible de forma eléctrica, similar al Mégane Coupé Cabrio de su competidor Renault. Tiene cuatro plazas, un enorme maletero, motores diésel (TDI de 170 CV) y gasolina de hasta 250 CV, y precios desde aproximadamente 25.000 euros. Su aterrizaje debe producirse a comienzos de 2006.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_