Revista de prensa

Adiós, siestas

En una imagen romántica para muchos extranjeros, la siesta es un rasgo cultural que diferencia a los ibéricos de las sociedades espartanas del norte de Europa. En cambio, para un creciente número de críticos españoles la siesta es la causa de un amplio abanico de problemas sociales -desde una alta siniestralidad laboral a la baja productividad-.

Ese es el motivo por el que el Gobierno español ha decidido (...) alinear el horario laboral con el del resto de Europa. El problema con la siesta es que tiene muy poco que ver con dormir (...). Las siestas son sobre todo comidas (...) que duran dos horas. No sorprende que cuando los españoles vuelven a su puesto de trabajo no son de lo más eficientes.

Para compensar esa deficiencia, a menudo continúan trabajando hasta las ocho de la tarde o más y llegan a casa exhaustos (...).

Sorprende poco que el Círculo de Empresarios, un grupo de presión empresarial, esté de acuerdo con el Gobierno socialista en que las largas comidas son malas para la productividad del país. Pero saber más sobre su postura resulta difícil. A las cuatro de la tarde del pasado miércoles el director del grupo no estaba localizable porque no había vuelto... de comer. Probablemente lleve algún tiempo que las siestas se conviertan en algo del pasado.