Bolsas

La coyuntura económica tira de los mercados

Ha sido una semana abundante en referencias económicas de relevancia. Y los mercados de valores se han apoyado en ellas para escalar posiciones, habida cuenta del optimismo reinante. Las Bolsas europeas han cerrado una semana más en zona de máximos de los últimos tres años y medio. Ese es el caso del Euro Stoxx 50, que tras anotarse una subida del 1,60% desde el viernes pasado, se ha encaramado a su nivel más alto desde junio de 2002.

Lo más destacable de los últimos días es sin duda la subida de tipos por parte de la Reserva Federal estadounidense y el mensaje posterior que sugería que el ciclo de subidas está llegando a su fin. No por esperado, o deseado, fue el mensaje menos efectivo: los mercados acogieron con optimismo el discurso de Greenspan, aunque los índices europeos vieron limitadas sus revalorizaciones por el impulso que propinó la Fed al euro. Al fin y al cabo, la apreciación de la divisa europea perjudica a las compañías exportadoras de la región.

Hubo que esperar al final de la semana para observar una fuerte entrada de dinero en las Bolsas europeas. El viernes, los principales índices del continente se anotaron subidas cercanas en algunos casos al 1% impulsados por la publicación de la encuesta IFO de confianza de los empresarios alemanes. Este indicador subió con fuerza en diciembre hasta alcanzar su nivel más alto en cinco años. El índice Dax de Fráncfort registró la mayor subida de la sesión, un 1,09%. Eléctricas y compañías consumo minorista registraron las mayores subidas de la región.

Estos datos de coyuntura en Europa se vieron acompañados por un descenso bastante acusado del precio del petróleo que situó el barril por debajo de los 58 dólares en Londres y de los 60 en Nueva York.

Inesperadamente, el déficit por cuenta corriente de Estados Unidos registró un descenso significativo entre julio y septiembre gracias a la entrada de capitales en el país derivada de las donaciones y pagos de aseguradoras por los huracanes Katrina y Rita. El dato, unido al descenso del precio del crudo, pasó de largo entre los inversores de Wall Street, que se decantaron por las ventas de acciones y tiraron a la baja de los índices.

Se prevé además que este déficit aumente de nuevo en el último trimestre debido al aumento de la demanda de productos importados, por el crecimiento económico. El Dow Jones registró el viernes un descenso de sólo el 0,06%, mientras que el Nasdaq terminó cediendo un 0,36% tras darse la vuelta a media sesión. Aún así, el Dow Jones cierra la semana con una ganancia acumulada del 0,90%.