Energía

Un grupo de azulejeras encabezadas por Pamesa compra una comercializadora de gas

Un grupo de empresas del sector cerámico de Castellón, encabezadas por Pamesa, ha tomado el 70% de la comercializadora Incogas como medida para romper lo que consideran un monopolio del sector gasístico. La participación se ha tomado a través de Encersa, una empresa constituida por las azulejeras con un capital social de seis millones de euros.

Según explicó el presidente de Pamesa, Fernando Roig, el sector ha optado por esta fórmula 'ante la situación que había alcanzado el mercado del gas en los últimos meses con las nuevas normativas que habían acabado con la liberalización'. 'La intención es eliminar intermediarios para acortar el camino entre el productor y los consumidores', apuntó Roig.

El sector cerámico, concentrado fundamentalmente en la provincia de Castellón, es uno de los mayores consumidores industriales de gas natural y en los últimos meses ha criticado la fuerte subida del precio de una materia prima esencial para el sector. Precisamente, el viernes la patronal Ascer aseguró que 'la actual situación de monopolio del gas supondrá al sector un sobrecoste mínimo de 150 millones de euros en 2006'.

Incogas es una pequeña comercializadora con sede social en Murcia que hasta ahora se limitaba a proveer de gas natural a domicilios particulares. La intención de los nuevos accionistas es que a partir del próximo año pueda ya atender la demanda de las empresas.

De hecho, muchas empresas azulejeras tienen que renovar en los próximos meses su contrato con Gas Natural, y según apuntan desde el sector, las condiciones que exige la comercializadora para el nuevo periodo son mucho peores que las actuales. El propio Roig señaló que a Pamesa se le acaba el contrato con Gas Natural y el próximo 30 de marzo empezará a trabajar con Incogas.

Entre los accionistas hay grupos cerámicos como la propia Pamesa, Tierra Atomizada, Esmalglass, Navarti o Seviv, aunque se echa en falta grandes compañías como Porcelanosa o Keraben. Roig se limitó a apuntar que 'la operación se abrió a todo el sector y ha entrado quien ha querido'. En el primer año, Incogas espera comercializar 10.000 GWh.