5d. Valor a examen

Gamesa sube al ritmo que mejora su actividad fuera de España

Dos contratos, en EE UU y Suecia, han fortalecido notablemente el negocio internacional de Gamesa, cuya actividad fuera de España presenta una evolución negativa del 14% entre 2003 y 2004.

El primer acuerdo, anunciado el lunes con Horizon Wind, alcanza hasta 2007 y está valorado en 700 millones. La acción de Gamesa reaccionó con una escalada del 4,59%, muy por encima del 1,64% que ganó el día 11 con los contratos en China por 160 millones, y del 1,36% que subió el 15 de noviembre tras la presentación de resultados (el beneficio hasta septiembre mejora un 3%).

La segunda venta se ha cerrado con Vattenfall, quinto proveedor de electricidad europeo. Abre las puertas de Suecia y supondrá ingresos cercanos a 240 millones. La firma tuvo lugar el jueves, pero Gamesa cayó ese día un 0,78% arrastrada por la rebaja de estimaciones de su competidor danés Vestas.

Vistos los últimos acontecimientos, no hay consenso entre los analistas bursátiles. Deutsche Bank y Citigroup recomiendan comprar acciones de Gamesa. Urquijo Bolsa aconseja acumular con un precio objetivo de 13 euros; y en Banesto creen que es momento de salir, ya que, según el analista Antonio Cruz, la acción caerá hasta los nueve euros.

La cotización de la firma alavesa cerró el viernes en 12,73 euros, con una revalorización desde enero del 23,6%. Daniel Gandoy, de Deutsche Bank, opina que el contrato con Horizon impulsará a Gamesa Eólica 'en un mercado donde no parecía tener una sólida ventaja competitiva'. Pero también apunta problemas que acechan a Gamesa, como son el retraso de nuevos proyectos eólicos, la subida de precios en las materias primas y las dificultades de suministro de fibra de carbono. Es en el medio y largo plazo donde la apreciación de este banco es optimista: los ingresos deberían crecer un 45% hasta 2006; y para el beneficio se aprecia un ascenso del 15%.

A la espera de vender el área de aeronáutica

Al tiempo que consolida su posición en los mercados internacionales de la energía eólica, la compañía afronta el reto de desinvertir en aeronáutica, un área que lastró el beneficio durante el primer semestre (las ganancias fueron nulas frente a los 11 millones del primer semestre de 2004).

La intención de vender la división se ha barajado en los últimos cuatro años y tomó fuerza el pasado mes de septiembre. Fuentes de Gamesa aseguran que a finales de este año, a mucho tardar en las primeras semanas de 2006, se conocerá el nombre del comprador, después de que hayan sonado empresas como EADS y el grupo Mondragón.