Automóvil

Wagoner dice a sus empleados que General Motors no quebrará

La caída de los títulos en los mercados, que el jueves llegaron al mínimo en 18 años, y los constantes rumores sobre una posible solicitud de suspensión de pagos por parte de General Motors han motivado a su presidente, Richard Wagoner a escribir una carta a sus empleados para asegurarles que la estrategia de futuro de la empresa no pasa por solicitar la protección judicial ante los proveedores.

'Quiero dejarlo claro aquí y ahora', asegura Wagoner en la misiva que ayer hacía pública Financial Times. 'No hay ningún plan, estrategia o intención de solicitar la suspensión de pagos'. El presidente de la automovilística estadounidense no niega en la carta que las circunstancias en las que opera la empresa están lejos de ser fáciles y aunque dice que agradece las opiniones constructivas asegura que las que no lo son 'y además son equivocadas, me molestan'.

Wagoner alude en su comunicación a la liquidez de la compañía, (unos 19.200 millones de dólares) y la estrategia de salida de la crisis con un recorte de costes sanitarios posible tras un acuerdo con los sindicatos y la renovación e parte de su línea de modelos.

En los planes de recortes de costes que la cúpula de GM ha formulado este año figura la reducción de 25.000 puestos de trabajo y en diciembre se espera que se anuncie un nuevo recorte de plantilla por lo que muchos de los que recibieron el miércoles la carta de Wagoner puede que reciban además pronto otro sobre de color rosa que es en el que en EE UU se envía el finiquito.

El presidente de GM, que mantiene el apoyo del consejo de la automovilística, no menciona uno de los problemas más graves e la empresa y que, por otro lado escapa de su control, que es la posibilidad de que los trabajadores de su mayor proveedor, Delphi, en suspensión de pagos en EE UU, se pongan en huelga, algo que pararía la producción del gigante de Detroit.

Opiniones

El primer ejecutivo de la automovilística no niega que las circunstancias en las que opera la empresa están lejos de ser fáciles . Agradece en su misiva las opiniones constructivas y asegura que las que no lo son 'y además son equivocadas, me molestan'.