Alimentación

Parmalat vende la fábrica de Clesa en Madrid

Clesa, filial de Parmalat, ha alcanzado un preacuerdo con un 'constructor burgalés', del que aún no ha trascendido su identidad, para vender por 144 millones la planta que posee en el norte de Madrid.

El preacuerdo de la operación se firmó el pasado lunes y en él se establece que el nuevo propietario de los terrenos pagará un total de 144 millones de euros por los terrenos. El contrato establece que el comprador, 'un constructor burgalés del que no ha trascendido su identidad', según fuentes conocedoras de las negociación, otorga a Clesa un periodo de tres años para que durante este tiempo la filial de Parmalat pueda buscar una ubicación para instalar su nueva planta de Madrid.

Arturo Gil, primer ejecutivo de Clesa aseguro el viernes a Cinco Días, que la operación 'no puede darse por cerrada'. Sí reconoció que 'hemos elevado a Italia una propuesta concreta recomendando un comprador y estamos a la espera de que nos contesten'.

Arturo Gil se basó en que por el momento sólo hay una recomendación formal de la dirección española a la multinacional para declinar dar detalles sobre la operación.

Sí precisó que los 37.000 metros cuadrados de terreno tienen calificación urbanística industrial terciaria. Están situados en la zona Norte de Madrid justo en una zona que se prevé tenga en el futuro una apreciable revalorización cuando se acometan las obras de la proyectada prolongación del madrileño Paseo de la Castellana.

Clesa puso en marcha el proceso de venta de los terrenos de su fábrica de Madrid hace ya unos meses. Según aseguró el viernes Arturo Gil, la operación se ha llevado a cabo a través de la convocatoria de un concurso entre varias empresas constructoras potencialmente interesadas y 'como resultado se ha optado por la solución que hemos propuesto a Italia'. La operación se llevará a cabo con un modelo de lease back, es decir el vendedor seguirá ocupando el inmueble durante los tres años y hasta que Clesa pueda poner en marcha la nueva planta.

Medios conocedores de la operación aseguran que el precio de partida en el concurso se situó en 100 millones de euros. Arturo Gil precisó el viernes que con el dinero que obtendrá Clesa 'se financiará la construcción de una nueva fábrica'. 'Y de paso ganaremos algo de dinero', añadió.

De acuerdo con las fuentes citadas el nuevo propietario de la planta se ha comprometido a entregar como señal del preacuerdo un total de 50 millones de euros.

Arturo Gil declinó igualmente valorar la reciente oferta de compra que, cifrada en 180 millones de euros, aseguró haber presentado José María Ruiz Mateos a través de su grupo Nueva Rumasa. Se limitó a reiterar que Clesa no está en venta. De hecho, el grupo Parmalat y en especial su primer gestor Enrico Bondi la han situado dentro del grupo de los activos estratégicos y por tanto no realizables de la corporación italiana.