La expansión de la banca española

El Santander vuelve a EE UU con la compra del 20% del Sovereign

La entidad de Filadelfia comprará un banco de Nueva York con los 2.400 millones de dólares que aporta Botín

El presidente del Santander ha vuelto a sorprender. Cuando todos los analistas esperaban que hoy Emilio Botín anunciase un nuevo recorte de costes en el británico Abbey, adquirido hace un año, el grupo español firmó ayer la compra de una participación de cerca del 19,8% en el estadounidense Sovereign Bancorp, el decimooctavo banco del país.

El mercado esperaba que el Santander reservase una gran parte de las plusvalías de 2.1000 millones logradas este ejercicio en el Royal Bank, Unión Fenosa y Auna, para adquirir otra entidad en Europa, pero el Santander ha optado por su regreso a Estados Unidos, ocho años después de su retirada de este mercado con la venta de su participación en First Union. 'Esta operación nos abre nuevas oportunidades. Es una ventana a medio plazo sobre el mercado estadounidense', explicó José Antonio Álvarez, director general financiero del Santander. Otro de los atractivos es el negocio de financiación al consumo, donde destaca el área de automóviles con una cartera de 4.300 millones de dólares.

El grupo español invertirá en esta compra unos 2.000 millones de euros (2.400 millones de dólares). La operación, aprobada ayer por los consejos de administración de ambas entidades, se realizará en dos fases. Primero, el Sovereign llevará una ampliación de capital, en la que el Santander suscribirá el 16,7%, a 27 dólares por acción (ayer cerró a 23,7). Además de esos 1.950 millones de dólares, el Santander destinará otros 450 a la adquisición de autocartera del Sovereign, con lo que completaría el 19,8%. El acuerdo contempla además que, una vez se cierre la transacción en julio de 2006, el Santander podrá elevar su participación hasta el 24,9% a través de compras en el mercado.

El presidente del Sovereign entrará en el consejo del español

Aunque los responsables del Santander señalan que se trata de una participación financiera, en el contrato de la operación se han fijado un calendario, con una serie de opciones para ambas partes. Durante los dos primeros años, la situación se mantendrá en los términos actuales, pero a partir de 2008 el Santander se reserva la posibilidad de hacerse con la totalidad del Sovereign, a un precio mínimo concertado de 40 dólares por acción. Entre 2009 y 2010, el grupo español podría lanzar una oferta sobre el 100% del estadounidense, sin un precio concertado. Si aparece un tercer jugador en escena, el Santander tiene derecho de tanteo.

El Sovereing utilizará los fondos del Santander -junto con recursos propios y acciones preferentes- en hacerse con Independence Community Bank, una compra a la que destinará un total de 3.556 millones de dólares. Con esta compra, el Sovereing, con sede en Filadelfia y un total de 665 oficinas repartidas entre Boston y Filadelfia, fortalecerá su presencia en la zona de Nueva York. En total, contará con unas 800 sucursales. Tras la compra del Independence por el Sovereign, el banco resultante tendrá activos de 81.000 millones de dólares y contará con una capitalización bursátil de 11.300 millones de dólares. Su beneficio previsto para este año ascenderá a 900 millones.

Como ya sucedió hace ocho años en el First Fidelity, el Santander contará con dos puestos en el consejo de administración del Sovereing, aunque la entidad ha preferido no avanzar aún quiénes los ocuparán. En el First Fidelity -luego First Union-, los representantes del Santander eran Emilio Botín y Juan Rodríguez Inciarte. El presidente y consejero delegado del Sovereign, Jay Sidhu, también se sentará en el consejo del Santander.

La compra coincide con las diferencias que habían surgido en el consejo del Sovereign, donde el segundo accionista es el grupo Relational Investors de San Diego, que con un 7% había reclamado cambios en el consejo. El resto está en manos de grandes fondos de inversión como Fidelity y Franklin.

El director financiero del Santander afirmó ayer que la compra del Sovereign no tendrá un impacto negativo en los ratios de capital y estima que el core capital (capital básico) se reduzca como máximo en 24 puntos básicos, desde el 5,36% en que se encontraba situado en junio. Este porcentaje no incluye las plusvalías realizadas en el último año. El Santander prevé que el beneficio por acción del banco mejore entre un 1,8% y un 2,2%. Según José Antonio Álvarez, la compra se ha realizado a un PER (número de veces que el beneficio está contenido en la cotización) de 13,5 veces.

Resultados en la City

El Santander presenta hoy resultados en la City, el corazón financiero de Londres, en medio del torbellino generado por la compra del Sovereign Bank. Los analistas creen que anunciará un beneficio neto de 1.310 millones de euros, lo que supondría un caída del 7,7% respecto a las cifras del tercer trimestre del 2004, infladas por la venta de la histórica participación en el Royal Bank of Scotland. El Santander, que compró hace justo un año el Abbey National por 13.199 millones de euros, podría aprovechar la ocasión para anunciar una aceleración en el saneamiento de la entidad británica, incluido un recorte de empleos mayor al previsto. Los sindicatos ya han sido informados.