Presupuestos

Solbes asegura que las cuentas de 2006 preparan a España para "futuras desaceleraciones"

El ministro de Economía, Pedro Solbes, ha asegurado hoy que los Presupuestos Generales del Estado que el Gobierno ha preparado para 2006 pretenden dar ¢continuidad al prolongado¢ periodo de crecimiento económico y, a la vez, preparar al país ¢con vistas al futuro¢ para que pueda enfrentarse "a posibles desaceleraciones económicas".

Así lo ha asegurado el ministro en el debate de totalidad de los presupuestos, que se ha iniciado a mediodía en el Congreso. Solbes, que está arropado en la presentación de las cuentas públicas para el año que viene por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y otros ministros, ha señalado que dichas cuentas están comprometidas con la disciplina fiscal y mantienen el esfuerzo del gasto público hacia la innovación tecnológica, el fomento del capital humano, la inversión en infraestructuras y la previsión se servicios públicos de calidad, todos ellos aspectos que contribuirán a que el crecimiento de España se asiente sobre bases "más sólidas y perdurables" en el tiempo.

Solbes ha destacado que los Presupuestos de 2006 ponen el "énfasis" en aquellos gastos que pueden generar un "impacto positivo" sobre el comportamiento de la productividad y, con ello, sobre la propia sostenibilidad del modelo de crecimiento de la economía española. Así, ha anunciado que la economía española crecerá el próximo año un 3,3%, incluso ante un escenario de subidas "moderadas" de los tipos de interés.

También ha resaltado que las cuentas del Estado refuerzan el compromiso del Gobierno con la estabilidad presupuestaria a lo largo del ciclo, señalando que la política fiscal prevista para 2006 es "esencialmente neutral y compatible" con el libre juego de los estabilizadores automáticos. "Nos encontramos por tanto ante unos Presupuestos que evitan incurrir en sesgos procíclicos y contribuyen con ello a moderar la evolución de los precios de nuestro país", ha dicho.

Aunque reconoce que no está satisfecho con la subida de la tasa de inflación, ha dicho que se mantiene dentro de "límites razonables" y "no va más allá de reflejar el libre juego de la oferta y la demanda". Así, ha apelado a la continuidad de la moderación salarial para contener los precios, de forma que "los efectos asociados alza del petróleo sean los mínimos posibles también durante 2006".