Sanción

Bruselas multa con 56 millones a las tabaqueras de Italia por pactar precios durante 6 años

La Comisión Europea ha impuesto hoy una multa de 56 millones de euros a las empresas italianas transformadoras de tabaco por pactar ilegalmente los precios pagados a los productores, durante seis años, y por el reparto del mercado, según han informado fuentes comunitarias. Cuatro empresas deberán pagar esta sanción: Deltafina, 30 millones; Transcatab, 14 millones; Mindo (Dimon), 10 millones y Romana Tabacchi, 2,05 millones.

Además, Bruselas multó con 1.000 euros a la asociación italiana de transformadores tabaqueros (APTI) y a UNITAB, que representa a los productores, por negociaciones colectivas para fijar los precios. De esta forma, la Comisión castiga por segunda vez al sector del

tabaco de un país comunitario por cartel, ya que hace hoy

exactamente un año Bruselas sancionó por la misma razón a cinco sociedades tabaqueras que operan en España, con una multa de 20 millones de euros. Deltafina también estaba afectada por la sanción al sector

español.

6 años de pactos encubiertos

El Ejecutivo comunitario ha multado hoy a las cuatro transformadoras de Italia por acordar los precios que abonarían a los agricultores y a otros intermediarios, así como por la distribución de los proveedores italianos. Entre 1995 y 2002, las cuatro sociedades definieron una estrategia de compra global, pues pactaron los precios de compra y se repartieron los abastecedores (agricultores y envasadores) con una base "preferencial o exclusiva", según un comunicado de la Comisión Europea.

Asimismo, estas empresas se pusieron de acuerdo sobre las concesiones realizadas por las autoridades públicas para la venta de tabaco entre 1995 y 1998. La Comisión determinó que los contactos y acuerdos ilegales entre las transformadoras fueron "frecuentes y continuos, durante todo el período de infracción", según el comunicado. Tras la transformación, el tabaco puede venderse a fabricantes de productos elaborados, tales como cigarrillos.

La comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, resaltó la importancia de la decisión de hoy, porque Italia es el principal productor de tabaco bruto de Europa, según un comunicado. La creación de cárteles debe "eliminarse en todos los sectores y la agricultura no es una excepción. El año pasado, la CE impuso multas a cinco transformadoras de tabaco en el mercado español", añadió Kroes. La multa de 1.000 euros a la APTI y a UNITAB se aplica porque

desde 1999 mantuvieron negociaciones públicas sobre los precios mínimos de referencia que deben incluirse en los contratos de cultivo, a principios de la campaña.

La Comisión Europea explicó que entonces "las transformadoras continuaron pactando las cotizaciones finales que abonarían en la entrega de tabaco" y el reparto de los proveedores. El comportamiento de todas las sociedades implicadas es contrario a las medidas de la Organización Común de Mercado (OCM) del tabaco bruto de la UE, dentro de la Política Agraria comunitaria (PAC). Bruselas estimó que la ley italiana, que prevé la negociación colectiva de precios mínimos agrícolas, ha tenido un "efecto manifiesto" en la conducta de APTI y de UNITAB.