EDITORIAL

El papel de Caruana

Ayer arreciaba la polémica después de que el gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, dijera en el Congreso que el proyecto de Estatuto de Cataluña amenaza con fragmentar el sistema financiero y debilitar la economía. El vicepresidente Solbes evitó ayer polemizar con el gobernador y recordó que quien decide sobre el Estatuto es el Parlamento. Más dura fue la respuesta del ministro de Industria y primer secretario del PSC, José Montilla, para quien la intervención del Banco de España en un debate partidista pone en cuestión su independencia.

La visión de Caruana puede compartirse o no, pero el Banco de España, independiente por ley, cumple con su papel cuando advierte de los riesgos que afectan al sistema financiero, del que es responsable. El gobernador actuó correctamente aportando su punto de vista al Congreso y, por supuesto, el Congreso decidirá soberanamente. Cada uno, en su sitio.