Bolsas Internacionales

Las petroleras marcan la caída de los índices

El descenso en caída libre del sector petrolero durante la última semana ha provocado una corrección aguda de las Bolsas europeas, después de los máximos con que cerraron el mes de septiembre.

Estas compañías, extremadamente sensibles a la evolución del precio del crudo, han sufrido en sus valoraciones el descenso del barril de petróleo, que en Europa se ha depreciado esta semana del orden del 7%. El barril de petróleo Brent cerró el viernes en Londres a 59,21 dólares, el precio se mantiene así en los niveles más bajos desde julio.

Como consecuencia a este recorte de precios, el sector petrolero europeo ha sufrido una caída bursátil del 7,2% esta semana, arrastrando consigo a los principales índices. Eni (-7,6%), Total (-6,25%), y Repsol (-5,2%) han registrado las mayores caídas del Euro Stoxx 50 de las últimas cinco sesiones, generando un descenso en el índice europeo del 1,59% en el mismo periodo.

Bien es verdad que el sector petrolero se ha beneficiado con creces de la subida del petróleo de los últimos meses, lo cual explica que acumule una ganancia del 29% desde el mes de enero.

El petróleo no ha sido, sin embargo, el único causante del recorte bursátil de esta semana. La preocupación creciente en torno a la inflación de las principales potencias europeas ha despertado a los fantasmas de las subidas de tipos en la zona euro, afectando para mal a la confianza de los inversores.

Es reseñable, en todo caso, el leve rebote que ayer experimentaron los principales índices del continente al comienzo de la sesión, si bien al cierre cedieron a los números rojos, ahondando las pérdidas de toda la semana. El Dax alemán y el Cac francés se han dejado esta semana un 0,72% y un 1,55%, respectivamente.

La semana también ha sido de recortes en Wall Street, aunque las Bolsas cerraron la sesión del viernes con subidas gracias a un dato de desempleo mejor al esperado. Septiembre se ha cerrado con 35.000 empleos menos como consecuencia del huracán Katrina, cifra menor a los 150.000 empleos que preveía el consenso de los analistas.

El saldo semanal, con todo, resulta negativo. El Dow Jones ha cerrado la semana con una caída acumulada del 2,62%, mientras que el S&P 500 y el Nasdaq se han dejado en el parqué un 2,68% y un 2,85%.

En el trasfondo de estos descensos se sitúa el creciente temor a que la Reserva Federal acelere las subidas de tipos ante los riesgos inflacionistas que se aprecian en la economía estadounidense. Alguna rebaja de previsiones y alguna advertencia de resultados han hecho el resto.