Problemas medioambientales

Bruselas examina las obras del aeropuerto de Ciudad Real

Las obras del aeropuerto privado de Ciudad Real están paralizadas desde junio. Altos funcionarios de la UE y de los Gobiernos central y de Castilla-La Mancha tienen programada una visita a las instalaciones el día 10 que será clave para decidir si se reemprenden las obras o se clausura el aeropuerto por problemas medioambientales.

Las obras del nuevo aeropuerto de Ciudad Real, realizadas ya en un 50%, son un proyecto crucial para la aviación comercial, y no sólo porque se trata del primer gran aeródromo privado español. Suponen, además, una grave amenaza competitiva para las nuevas terminales de Madrid-Barajas y para la posición de privilegio que en ellas tiene Iberia. Máxime cuando el líder de los bajos costes Ryanair está interesado en utilizarla.

Sin embargo, la puesta en servicio del aeropuerto de Ciudad Real, muy retrasada sobre el calendario inicial, pende en este momento de un hilo. La existencia en las cercanías del emplazamiento elegido de un santuario de aves protegidas puede condenarlo a su clausura definitiva. De hecho, las obras están paralizadas desde el pasado mes de junio por una orden del Ministerio de Fomento que respondía a exigencias de la Unión Europea.

El futuro de este primer aeródromo privado español se decidirá los próximos días 10 y 11 de octubre, fechas en las que se han dado cita en sus instalaciones todas las partes implicadas en un largo contencioso medio ambiental que ya ha provocado el rechazo por Bruselas de los dos declaraciones de impacto, aprobadas en principio por el Gobierno estatal, y la apertura de un procedimiento de infracción contra el Estado Español.

En la reunión de inspección de los próximos lunes y martes participarán altos funcionarios de la Dirección General de Medio Ambiente de la UE, del Ejecutivo central (Fomento y Medio Ambiente) y de Castilla-La Mancha, además de representantes de los propietarios de la terminal, de las organizaciones conservacionistas denunciantes y de los sindicatos.

Todos han dado la máxima importancia al encuentro en el que se inspeccionarán con detalle los elementos críticos de la obra. La UE tiene que decidir en las próximas fechas si archiva el procedimiento de infracción abierto por este asunto contra el Estado español o si, por el contrario, lo convierte en una denuncia ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo.

Aunque quienes tienen potestad inmediata para decidir si continúa las construcción del aeropuerto de Ciudad Real o se clausura definitivamente son los dos ministerios del Gobierno español implicados, todos los interesados son conscientes de que Madrid no tomará ninguna iniciativa contra la voluntad de Bruselas.

A menos de una semana de la reunión clave, los expertos de la dirección general de Medio Ambiente de la Comisión Europea siguen albergando serias dudas sobre la inocuidad de la construcción de un aeropuerto en Ciudad Real. 'No queremos reunirnos sólo con las autoridades españolas sino también con todas las partes implicadas, incluidas la organizaciones medioambientales', explican fuentes de la Comisión. 'La visita servirá de base para decidir si el expediente sigue adelante'. Los expertos comunitarios dicen contar ya 'con mucha información del proyecto', pero quieren rematar su veredicto 'tras la reunión con todos los implicados'.

El Gobierno de se encuentra entre dos frentes. Quiere tomar una decisión con todas las garantías, pero sabe que si el aeropuerto se paraliza tendrá que enfrentarse a una indemnización multimillonaria ya que por dos veces autorizó la declaración de impacto que la UE después rechazó.

El aeropuerto de Ciudad Real está participado por Caja Castilla-La Mancha (25%), El Monte (10%), Iberdrola (11%), el grupo Méndez Pozo (7%) e Isolux Corsán (4%), entre otros.

Avutardas y cernícalos primilla

En el centro de la pugna por el futuro del aeropuerto de Ciudad Real se encuentran varias especies de aves especialmente protegidas por la Unión Europea, entre ellas las avutardas y los cernícalos primilla. Las partes enfrentadas tiene una visión opuesta del problema. Fuentes de los propietarios recuerdan que el 60% del territorio de Castilla-La Mancha tiene algún tipo protección ecológica y afirman que el último proyecto de impacto ambiental realizado y las medidas que se han adoptado 'convierten a esta zona en la más estudiada y protegida de la región'.

Las organizaciones conservacionistas que trasladaron a Bruselas hace siete años la batalla legal contra el aeropuerto y confían en cosechar ahora los resultados. 'No se trata de un caso más', señala la Sociedad Española de Ornitología. 'Estamos ante un expediente que servirá como precedente para otros'. El aval comunitario, según esta organización, supondría que otras empresas u organismos públicos 'supiesen que basta seguir el protocolo Ciudad Real para saltarse la legislación europea de medio ambiente'. El sistema, aseguran los ecologistas, consistiría en llevar a cabo los proyectos hacia adelante para presentar como inevitable su finalización. Los ecologistas esgrimen razones de seguridad ya que las avutardas son aves que llegan a tener 15 kilos de peso, vuelan en agrupación a cotas bajas y pueden comprometer el despegue o aterrizaje de un avión.

El Adif, propietario de la red ferroviaria española, estudia la petición de los dueños del aeropuerto para abrir una terminal de tren privada junto al AVE Madrid- Sevilla a su paso por Ciudad Real tras encargar un informe de situación.