Batalla en el sector energético

Endesa y Gas Natural se enfrentan ante Bruselas por las normas contables

energía La UE será competente para estudiar la fusión si aplica las NIC

La contabilidad se ha convertido en el nuevo caballo de batalla de la opa de Gas Natural sobre Endesa. La Comisión Europea será competente para analizar la opa si da por buenos los datos presentados por Endesa con las nuevas normas contables, algo que Gas Natural rechaza.

En la jurisprudencia comunitaria no hay precedentes. El reglamento de fusiones no lo prevé expresamente. Los expertos no se ponen de acuerdo. La Comisión Europea tendrá que decidir por primera vez si el cambio en los criterios contables de una empresa tiene efectos a la hora de medir su volumen de negocio de cara a determinar la competencia en una fusión.

El punto clave para atribuir la jurisdicción es si el negocio de Endesa en España supera o no los dos tercios de su facturación comunitaria. Si lo supera, la competencia es de las autoridades españolas. Si, en cambio, hay más de un tercio en otros países de la UE, Bruselas tendría la palabra.

Las cifras de la memoria anual de Endesa no dejaban, en principio, lugar a dudas. España suponía casi el 80% de la facturación europea.

ENDESA 20,82 0,73%
NATURGY 28,13 0,32%

Pero los asesores jurídicos de Endesa han hecho sus deberes y han encontrado un primer resquicio -tal vez no el último- por el que apelar a Bruselas: las normas internacionales de contabilidad y los ajustes previstos en la normativa comunitaria dan la vuelta a las cifras y permiten superar el listón del 33,3%.

El argumento de la nueva contabilidad es relativamente sólido, según los expertos consultados. Endesa tiene a su favor que explicó el efecto sobre sus cuentas en una presentación pública registrada en la CNMV. Tiene en contra, en cambio, que se trata de cifras sin auditar y de aplicación retroactiva.

La normativa comunitaria no es terminante al respecto. La Comunicación de la Comisión relativa al cálculo del volumen de negocio asegura que 'la Comisión se propone basar su trabajo en los datos más exactos y fiables de cuantos estén disponibles'. Por ello, en condiciones generales, 'la Comisión se remitirá a cuentas auditadas u otras cuentas definitivas'.

A renglón seguido, sin embargo, se introduce una mención que puede resultar muy importante: 'Cuando existan diferencias importantes entre las normas contables comunitarias y las de terceros países, la Comisión puede considerar necesario que se reelaboren dichas cuentas de conformidad con las disposiciones comunitarias al respecto'.

Ese inciso puede inclinar la balanza del lado de Endesa. La eléctrica tiene a favor otro punto de la normativa según el cual 'el volumen de negocios total de una de las empresas afectadas no tendrá en cuenta las transacciones que hayan tenido lugar entre (...) las empresas vinculadas a la empresa afectada'.

Es justamente esa deducción del volumen de negocios interno la que resulta decisiva para el vuelco que se da entre la antigua y la nueva contabilidad. La disminución de ingresos se debe a la compensación entre las ventas de generación y las compras de comercialización que se realizan en el pool (el mercado eléctrico mayorista) en el mismo tramo horario. Es decir, lo que, de alguna forma, Endesa se compra a sí misma. También se compensan las compras de energía de la distribución con las ventas, dada la repercusión automática que se realiza de ese coste.

¿Es eso suficiente? En realidad, no. El cambio contable eleva la facturación comunitaria fuera de España y Portugal del 18,8% al 27,4%. Pero faltarían seis puntos, unos 850 millones de euros, para superar el 33,3%. Pero otro punto de la normativa señala que 'cualquier adquisición o cesión posterior a la fecha de cierre de las cuentas auditadas ha de quedar reflejada en ellas mediante los oportunos ajustes'. Endesa entiende que, por analogía, eso da cabida a ajustes por las compras de 2004 (esto es, antes del cierre contable) que no fueron consolidadas por completo en sus cuentas del año pasado.

Las normas de la UE prevén supuestos de reelaboración de las cuentas

Una empresa con un perfil cada vez más europeo

Endesa ha acelerado su crecimiento en Europa en el último año. Los criterios interpretativos de la Comisión abren la puerta, según la eléctrica, a ajustar al alza la cifra de negocio comunitaria no española contenida en su última memoria.

Dichos criterios sientan que, 'a efectos de la notificación, la empresa deberá añadir a su volumen de negocios el que se atribuirá por los activos sobre los que haya adquirido control con posterioridad a la elaboración de las cuentas auditadas más recientes'.

Endesa compró en 2004 un 34% de Endesa Italia al Santander. En septiembre culminó la toma de control de la generadora francesa Snet, que sólo desde entonces se integra por consolidación global. Además, este mismo año intercambió con Sacyr activos españoles (Nueva Nuinsa) por otros portugueses (Finerge).

Los abogados especializados en derecho comunitario de la competencia parecían la semana pasada divididos sobre la petición de Endesa a Bruselas para que examine la operación, informa Bernardo de Miguel. 'Algo sabrá la compañía sobre sus propios resultados', apuntaba uno. Otros, conscientes del entusiasmo de la CE por hacerse con el expediente, piden 'que se verifique con mucho cuidado los datos'.

La intervención de Bruselas por cualquier vía abrirá el camino para una miríada de posibles recursos ante cualquier decisión comunitaria, bien por parte de Gas Natural o por la de Endesa.

España podría pedir a Bruselas la revisión del expediente por considerar que, aun tratándose de una operación comunitaria, su impacto es casi exclusivamente nacional. Parece difícil que la CE se desprenda de una fusión que ha ansiado desde el principio revisar. Pero incluso si fuera así, la cesión sería impugnable.

Resultados. Impacto sobre facturación y beneficios

La aplicación de las normas internacionales de contabilidad reduce un 22,89% los ingresos de Endesa, según una presentación registrada por la empresa en abril en la CNMV.

El recorte de la facturación se concentra casi en exclusiva en el mercado español, donde la cifra de negocio contabilizada cae un 40% al aplicar las normas internacionales de contabilidad (NIC).

Los ingresos en Europa y en Latinoamérica apenas sufren variación.

El resultado de Endesa se reduce un 9% al aplicar la nueva contabilidad a 2004. Latinoamérica concentra la rebaja.

El dividendo, obviamente, no varía al usar una contabilidad u otra. Sin embargo, el ratio de pay out (parte del beneficio destinado a dividendo) sí cambia. Como el beneficio es menor y el dividendo es igual, el pay out aumenta. Dicho de otra forma, si Endesa decide 'mantener el pay out', puede pagar más si toma como referencia pasada la nueva contabilidad que si usa la antigua.