Economías emergentes

China relaja las condiciones a los bancos extranjeros para establecerse en el oeste del país

La Comisión Reguladora Bancaria de China ha rebajado los requisitos necesarios para los bancos extranjeros que deseen establecerse en el oeste del país, según ha informado hoy la prensa local. La entidad holandesa ABN AMRO será la primera en aprovechar esta flexibilización.

La nueva política permitirá a cualquier banco abrir sucursales en las provincias del interior, sin necesidad de tener primero allí una oficina de representación durante dos años, como exigía la normativa anterior.

Pekín puso en marcha hace unos años un enorme plan de "Ir al Oeste", con proyectos de infraestructura, fomento de inversiones y otros incentivos que ayuden a desarrollar las pobres provincias del interior.

Los bancos extranjeros pueden, de momento, dar servicios en yuanes a las empresas nacionales, pero no a los clientes individuales, lo que será posible a finales de 2006.

Numerosas empresas extranjeras han empezado ya a aterrizar en el mercado chino, considerado como uno de los de mayor potencial debido al carácter ahorrador de sus ciudadanos y al mal servicio que, en general, suelen dar los bancos estatales chinos.