Cajas de ahorros

Las cajas se defienden de las críticas a su estatus

La opa de Gas Natural reaviva el debate sobre la politización del sector

La opa lanzada por Gas Natural sobre Endesa, una operación que respalda La Caixa, principal accionista de la empresa gasista y la mayor caja de ahorros de España, ha reabierto el debate sobre la naturaleza jurídica de estas entidades y la politización de sus órganos de gobierno. Esta controversia se produce en un momento en el que Bruselas examina las trabas que existen en Europa a las fusiones transfronterizas.

Esta opa ha vuelto a desatar viejas acusaciones sobre el sector, como su carácter de entidades públicas, que se rinden a los dictados de los partidos políticos mayoritarios en su comunidad autónoma de origen, y el contar con unas reglas de juego 'diferentes' que les sitúan en posición de ventaja frente a otros actores del sistema financiero.

Y las cajas no han tardado en salir a la palestra y arremeter contra sus detractores a través de un documento de trabajo elaborado por la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) en colaboración con la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA). En este informe, que ya fue incluido en los Cuadernos de Información Económica de Funcas, las cajas se defienden contestando a las recriminaciones más frecuentes sobre el sector:

P ¿Están politizadas las cajas de ahorro? ¿Es mala la presencia política en las cajas?

REstas entidades reconocen que en su órganos de gobierno existe presencia política, pero señalan que también 'es cierto que a veces se presta menos atención a la influencia política en empresas cuya privacidad nadie discutía'.

Añaden que la representación política en estas entidades 'no forma necesariamente un bloque de influencia', ya que los representantes de los diferentes municipios en que los que la caja opera no tienen por qué ser del mismo color político.

El sector recuerda además que existen una serie de cautelas y organismos de supervisión que 'hacen muy difícil que el puro capricho de los dirigentes o el clientelismo político' condicionen la actividad de las cajas, como las comisiones de control, las leyes de transparencia, las auditorías anuales y la vigilancia del Banco de España.

P¿Las cajas son públicas o privadas?

RExplican que la Unión Europea establece que se debe considerar pública a una empresa si las administraciones tienen, directa o indirectamente, una capacidad de decisión superior al 50% de los derechos de voto. Tras la entrada en vigor de la Ley Financiera en España, sin embargo, la representación política en los órganos de gobierno de las cajas de ahorros está en todos los casos por debajo del 50%.

P¿Por qué las cajas pueden comprar bancos y los bancos no pueden adquirir cajas?

RLos bancos son sociedades anónimas cuyas acciones se compran y se venden en el mercado, mientras que las cajas 'tienen una misión que trasciende de la pura generación del máximo beneficio y que comporta la búsqueda de otras consecuencias sociales'. Un banco, por tanto, no puede comprar una caja, pero sí sus activos, porque 'la marca caja lleva implícita una ideología no asumible por una institución lucrativa'. Aun así, el sector reconoce que las cajas deben ser 'moderadas' al afrontar operaciones de este tipo. Pero también recuerda que en más de una ocasión ha sido el propio Banco de España el que ha animado a las cajas a adquirir bancos o cooperativas de crédito con el fin de garantizar la estabilidad del sistema.

P¿Deben subsistir las cajas de ahorros? ¿Añaden algo al sistema financiero distinto de lo que aportan otras entidades financieras?

RLas cajas potencian la competencia, dan respuesta a segmentos sociales de forma más adecuada que otras entidades y ayudan a corregir determinados fallos del mercado, sobre todo los derivados de la posición dominante de entidades de gran tamaño.

P¿Exige la eficiencia de una entidad financiera que la titularidad de su propiedad esté perfectamente definida?

RLo más importante no es la titularidad de los derechos de propiedad, sino la capacidad de decisión y que quienes ejercen ésta estén definidos 'con claridad'.

Se añade que son los directivos de las entidades financieras los mejores garantes de la eficiencia empresarial y no los propietarios. Y recuerdan que, en detrimento de la tradicional teoría de que los gestores deben limitarse a crear valor para el accionista, están ganando fuerza conceptos como la responsabilidad social corporativa.

P¿Es malo que no puedan ser objeto de una opa?

RFuncas concluye que no poder ser susceptibles de compras y opas no es tan grave 'como algunos quieren hacer ver', siempre que las cajas sigan utilizando los mecanismos necesarios para ser eficientes, en el marco de la competencia y el mercado.