Precios del crudo

Ryanair dice estar protegida aunque suba el crudo hasta 80 dólares

El responsable de Ryanair para España, Alfons Claver, dice que la subida del crudo no afectará a sus beneficios y 'que se mantendrán holgados incluso si el barril sube a 80 dólares'. La aerolínea pretende arañar el 20% del mercado doméstico.

Ryanair superó a British Airways en número de pasajeros durante el pasado mes (3,2 millones, frente a 3,1 millones), según su responsable para España, Alfons Claver.

La aerolínea de vuelos baratos de origen irlandés dice que vive un buen momento, pese al alza del carburante. 'Los precios del crudo no están afectando a los resultados, y la compañía está protegida hasta Navidad si incluso asciende hasta 57 dólares', señala. 'Hemos hecho estudios con una subida de hasta 80 dólares el barril y los beneficios también serían holgados', añade.

La compañía que prevé alcanzar la cifra de 35 millones de pasajeros este año, abrirá 25 nuevas rutas en Europa hasta febrero entre las que se encuentran dos conexiones desde Santiago de Compostela hasta Roma y Francfort. En el plazo de dos años, Ryanair prevé entrar en el mercado doméstico español y unir los diferentes destinos desde donde opera. Pero antes ampliará el centro de operaciones de Gerona y abrirá otro en el sur de la Península.

La compañía persigue cubrir aquellas rutas internas para la gente que se traslada de una a otra provincia y que en el actualidad están conectadas sólo por autobús y tren. Asimismo estudia arañar una cuota de mercado del 20% de los vuelos nacionales que ahora operan sus competidoras Iberia, Spanair o Air Europa.

En cuanto a la seguridad aérea, Claver apunta que 'los aviones de Ryanair son nuevos, con una media de antigüedad de 5,4 años, frente a las aerolíneas de bandera que tienen una media de 10 años'.

Ayer, Ryanair puso en marcha otra promoción de viajes gratis (cuatro millones de asientos en Europa y 750.000 en España) para impulsar la demanda en otoño.

La aerolínea irlandesa arremete contra la decisión de la Comisión Europea de limitar la concesión de ayudas estatales a los aeropuertos regionales con un tráfico anual inferior a 5 millones de pasajeros.