'Telecos'

Móviles responde a Industria con una tarifa por segundos

La guerra del redondeo está a punto de terminar. Telefónica Móviles no dará marcha atrás en su iniciativa de facturar por tramos de medio minuto, pero lanzará un plan de precios que tendrá la requerida tarificación por segundos. El cliente podrá elegir qué opción prefiere, así que Industria se da por escuchada.

El nuevo plan de precios se lanzará en los próximos días e irá ligado a volúmenes de consumo. Es decir, no se trata de que un cliente pueda elegir libremente si prefiere ser facturado por segundos o por medios minutos, sino que saldrán al mercado nuevas ofertas con características concretas y tramos horarios en las que se facturará por segundos y a las que los usuarios podrán adherirse, previa renuncia a la que ya tenían.

La iniciativa es sencilla, amplía la oferta de precios de Telefónica Móviles y, sobre todo, puede suponer el fin a la polémica que se ha levantado este verano por el redondeo de precios que hacen los operadores de móvil. Una polémica detonada por la propia Telefónica, que el 1 de septiembre cambió el método de facturación de sus clientes de contrato y comenzó a hacerlo por medios minutos. Esta tarificación es la misma que hace Vodafone desde su nacimiento; la propia Telefónica y Amena la tenían para los clientes de prepago, pero la modificación acometida disparó las críticas.

Y lo hizo hasta el punto de que el ministro de Industria, José Montilla, medió en la pugna y el lunes anunció medidas contra la práctica del redondeo. Con palabras muy duras para los operadores, Montilla calificó este método de facturación de 'poco transparente' y apeló a la defensa de los usuarios para avanzar la intervención gubernamental.

El ministro rehusó concretar las medidas que se tomarían contra los operadores y puede que ya nunca se conozcan. Aunque no es una marcha atrás ni un cambio de facturación, fuentes cercanas a Industria aseguran que el ministerio probablemente se dé por satisfecho con el nuevo plan de precios de Telefónica Móviles. El objetivo es que los clientes puedan elegir y así será, añaden, de forma que el problema está resuelto.

Sin embargo, la oferta de Telefónica será, por ahora, sólo para clientes de contrato; los de prepago seguirán sin más opciones que la tarificación por medios minutos. Esta práctica es igual en Amena y en Vodafone se extiende a todos los usuarios. Es posible, sin embargo, que la firma británica se sume a Telefónica Móviles y lance también nuevos planes de precios con facturaciones a medida.

Telefónica reta al cable por 38 euros

Lo mismo que el cable, pero de Telefónica y a través de conexiones que ya están en el hogar. En pocos días habrá en el mercado una nueva oferta que une llamadas, banda ancha y televisión, en lo que supone la primera incursión de Telefónica en este campo y no porque ella no quisiera, sino porque la novedad más importante es que lo ha permitido el regulador.

Por 38 euros al mes, los clientes tendrán Imagenio, llamadas nacionales y banda ancha con limitación de capacidad, una oferta que en nada se diferencia de las de Ono y Auna.

Con esta propuesta y otras similares, Telefónica está segura de que cumplirá la previsión de 200.000 usuarios de Imagenio a cierre de ejercicio. Ahora tiene 71.000, así que este convencimiento da idea de la agresiva campaña que planea.

Pero a partir de ahí, el desarrollo de la banda ancha dependerá del modelo de regulación. Así lo aseguró ayer Julio Linares, presidente de Telefónica de España, durante su intervención en las jornadas organizadas por la patronal, Aetic. El 60% de los hogares podría tener en 2010 banda ancha a 50 megas, dijo, pero para ello hará falta un marco que incentive la inversión, que desregule la innovación y que ponga plazo al uso de las centrales de Telefónica por parte de sus rivales.