Cuentas

El beneficio de las emprezas cotizadas se dispara un 33%

Las empresas cotizadas españolas cerraron la primera mitad del año con un triple récord de resultados: lograron la facturación más alta, los mejores resultados de explotación y los mayores beneficios semestrales de la historia.

Los beneficios de las cerca de 130 empresas del mercado continuo crecieron un 32,9% hasta los 19.924 millones de euros, según los datos comunicados por las empresas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores y recopilados por Cinco Días. Todo indica que 2005 será el tercer ejercicio consecutivo con ganancias récord para las empresas.

Casi todo juega a favor del crecimiento de los beneficios, pero la gran clave de los excelentes resultados está en el fortísimo crecimiento de la cifra de negocio. El importe agregado alcanzó los 197.118 millones de euros, un 23,3% más que en el mismo periodo del año anterior.

El ritmo de crecimiento del beneficio se frena en el segundo trimestre

REPSOL 13,48 -4,06%
SANTANDER 2,68 -0,15%

El salto de tamaño de las empresas es consecuencia de una política agresiva de adquisiciones combinada con un notable crecimiento orgánico.

Protagonismo de las grandes

Son las grandes empresas las que asumen el protagonismo y actúan como claros motores del negocio y del beneficio. El Santander, Telefónica, Repsol, Arcelor, Endesa y el BBVA coinciden en elevar sus ganancias más de un 20%. Los resultados de las empresas del Ibex crecen un 31%. En el resto del mercado continuo el crecimiento del beneficio es aún mayor, del 42%. Esta vez, sin embargo, eso no quiere decir que sean las empresas pequeñas y medianas las que más mejoran sus resultados, sino que buena parte del impulso corresponde a EADS y Cepsa, las dos mayores empresas no pertenecientes al Ibex.

El Santander es, un año más, líder por ganancias, y Repsol repite por cifra de negocio. Los saltos más espectaculares en beneficios, en todo caso, corresponden a Arcelor, en el Ibex y a Colonial, en el conjunto del mercado continuo. Arcelor se beneficia de la fortaleza de los precios de las materias primas, mientras que Colonial da un tremendo salto en cifra de negocio y beneficio a raíz de la compra de la francesa Société Foncière Lyonnaise.

Ambas ejemplifican las dos grandes fuentes de crecimiento: por un lado, los altos precios derivados de la fuerte demanda y, por otro, las adquisiciones.

Precios y demanda

En el primer grupo -y al igual que Arcelor- Acerinox, Tubos Reunidos y Tubacex se benefician del buen momento que vive el sector metalúrgico. La fortaleza de precios incide de lleno también en el crecimiento de la facturación y los beneficios de Repsol, Cepsa y Gas Natural. La fuerte demanda eléctrica, con récords incluidos, impulsa a su vez la facturación de las eléctricas. En este sector, sin embargo, los problemas del lado de la oferta (alto precio del gas, escasas lluvias, averías en las centrales nucleares) junto a la fortaleza de la demanda están generando un fuerte déficit de tarifa (esto es, la imposibilidad de trasladar al consumidor vía tarifa los altos costes de generación) que las compañías esperan recuperar.

Saltos de dimensión vía adquisiciones

Del mismo modo, aunque en un sector muy diferente, Telecinco y Antena 3 también se benefician de los altos precios derivados de la fortaleza de la demanda de publicidad en televisión. Por su parte, el sector de la construcción mantiene la solidez en su negocio tradicional y avanza en el proceso de diversificación.

Pero los auténticos saltos de dimensión, como el vivido por Colonial, se han producido vía adquisiciones. Las más destacadas son la compra de Abbey National por el Santander y la de las filiales latinoamericanas de Bellsouth por Telefónica Móviles. Pero hay decenas de ejemplos de mayor y menor tamaño. La propia Telefónica, el BBVA, Red Eléctrica, Sacyr Vallehermoso, Cintra, Acciona, FCC, Sos Cuétara, Natra, Altadis, Logista, Vidrala, Europac o Corporación Dermoestética están entre las firmas que ven reflejado en sus cuentas el crecimiento debido a las adquisiciones.

Mejora de rentabilidad

El incremento de la cifra de negocio es, así, espectacular. Elevar la facturación a tasas superiores al 20% es algo que no se veía desde hace años. Pero, además, aunque en algunos casos se sacrifican márgenes en aras de un mayor tamaño, en general se trata de un crecimiento rentable.

La tasa de mejora de la cifra de negocio se traslada íntegramente al resultado de explotación, y la mejora de rentabilidad llega hasta el final de la cuenta de resultados, gracias en parte al saneamiento de los balances y el ajuste de costes acometido en ejercicios anteriores. El papel de los extraordinarios es esta vez menor, lo que hace más sostenible y sólida la mejora.

La guinda la ponen las nuevas normas contables que, en general, elevan el nivel de las ganancias.

Hay al menos dos salvedades a ese retrato casi idílico de las cuentas de resultados. La primera es que hay un buen número de compañías que no logran aprovechar la marea alta. En 30 empresas (prácticamente una de cada cuatro, en su mayoría medianas y pequeñas) el resultado empeora en el primer semestre. En el Ibex sólo Iberia, por el crudo, retrocede.

La segunda salvedad afecta al ritmo de crecimiento de los beneficios, que cae con relación al primer trimestre de este mismo año. Parecía claro que un aumento del 39% en las ganancias como el vivido en el primer trimestre del año era insostenible. En el segundo trimestre la tasa baja al 28%, en buena parte porque se modera el crecimiento del resultado de Arcelor, EADS, Telefónica, Repsol y Endesa. Con ello, la tasa queda en el 32,9% para el semestre.

Nuevo Mercado

Las firmas del Nuevo Mercado siguen sin hacer honor a su supuesto carácter de empresas de alto crecimiento. Su cifra de negocio aumenta un 14%, menos que la media del mercado. En términos de beneficio, las cifras están distorsionadas por los extraordinarios que se apuntó Avánzit el año pasado. Con ellos, el beneficio agregado cae un 26,9%. Sin ellos, el resultado mejora un 15,6%. Destacan los buenos resultados de Indra, Amadeus y Abengoa. En cambio, Jazztel y Zeltia ven agrandarse sus pérdidas.

Además de esas dos, hay otras siete empresas del mercado continuo en números rojos. Sogecable reduce las pérdidas notablemente; Española del Zinc está en suspensión de pagos y su facturación cae a una cuarta parte. Corporación Dermoestética, nueva en Bolsa, paga el precio de su crecimiento. Completan el grupo Paternina, Nicolás Correa, Dogi y Urbas, las cuatro en una delicada situación financiera.

Prim no había publicado ayer, último día de plazo, sus resultados.

Jazztel se convierte en la firma con más pérdidas

La salida de Terra del mercado y la fuerte mejora en las cuentas de Sogecable han dejado a Jazztel como la empresa con mayores pérdidas de todo el mercado continuo. Los números rojos, además, casi se duplican con respecto a la primera mitad de 2004. Arrancar el crecimiento le está saliendo muy caro a Jazztel. Entre abril y junio, su cifra de negocio ha crecido un 16,6%. Eso es más que el estancamiento del primer trimestre, pero menos que la media de las empresas del continuo y mucho menos de lo que necesita para cumplir las previsiones anunciadas. Pero lo más preocupante es que para lograr en tres meses 60 millones de ingresos ha tenido que perder 39 millones.

Zeltia, que no puede seguir activando su gasto en investigación, se ha convertido, tras Jazztel, en la segunda empresa del continuo con mayores pérdidas.

Repsol, líder por negocio y el Santander, por beneficio

La fortaleza de los precios del crudo ha impulsado la cifra de negocio de Repsol un 19,7%. La petrolera que preside Antoni Brufau sigue líder por facturación con 22.822 millones, por delante de Telefónica (que crece un 20%) y Arcelor (+15%).

Por su parte, el Santander se sitúa como claro líder por beneficios gracias al impulso adicional derivado de la compra de Abbey National. El banco que preside Emilio Botín se ha permitido el lujo de no contabilizar 717 millones en plusvalías logradas por la venta del 2,57% de Royal Bank of Scotland. Si el resultado se compara con el declarado para la primera mitad de 2004, crece el 13,6%. Pero el aumento es del 35,2% en el beneficio ordinario (descontando plusvalías registradas el año pasado en el semestre y luego destinadas a saneamientos). La mejora sería del 18,17% sin contar la aportación del Abbey.