Construcción

FCC logra en China un contrato de 500 millones

FCC amplía su presencia en el mercado chino. El grupo que controla Esther Koplowitz se ha aliado con la empresa pública china BCCA para construir y, por primera vez, explotar dos plantas depuradoras durante 25 años. El contrato supondrá unos ingresos de en torno a 500 millones.

Un paso más para reforzarse en el mercado chino. Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), a través de su filial Aqualia, ha firmado un acuerdo con el grupo chino BCCA para crear una empresa mixta al 50% con la que gestionará una planta de aguas residuales de Bengbu (en la provincia de Anhui, en el sureste de China), con capacidad para depurar 100.000 metros cúbicos diarios.

Además, construirá y explotará la ampliación de la misma con la que se duplicará la capacidad y, en tercer lugar, edificará y gestionará durante 25 años las dos fases de la segunda planta de Bengbu que depurará 200.000 metros cúbicos al día.

Con este contrato, FCC entra en la gestión de tratamiento de agua en este mercado. La inversión prevista suma 49 millones de euros y con las dos plantas, los dos grupos esperan facturar unos 500 millones durante los 25 años de la concesión, según un comunicado de FCC.

FCC 10,70 0,56%

Las obras comenzarán a principios del próximo año y las dos plantas darán servicio a una población de dos millones de habitantes.

Este contrato se suma a otros cinco para la ejecución en total de seis plantas, tanto de tratamiento de aguas residuales, domésticas y aguas potables como industriales. El grupo, a través de SPA, filial a su vez de Aqualia, está presente en China desde 1999, cuando consiguió el primer contrato en Tieling, situada en la provincia de Liaoning, al norte del país.

Primer paso en 2000

La República Popular China es uno de los mercados situados en primera línea de expansión para el tercer grupo de construcción y servicios del país. Ahora FCC explora nuevas inversiones desde la oficina que abrió en Pekín hace un año.

El acuerdo que acaba de firmar no es el único que ha logrado en la provincia de Anhui. Hace cinco años logró un contrato para servicios de ingeniería y suministro de equipos electrodomésticos y control para la primera fase de la planta de tratamiento de Bengbu, que es la que ahora va a ampliar y gestionar.

El reto de multiplicar por tres el peso internacional

FCC acaba de empezar a desplegar el plan más ambicioso de su historia. Los objetivos anunciados en abril por el consejero delegado, Rafael Montes, imponen al grupo el reto de duplicar ventas y beneficio bruto de explotación en tres años.

Pero también quiere aumentar el peso que el negocio internacional tiene en el total de la facturación hasta que alcance entre el 35% y el 40%. Esto supone multiplicar al menos por tres el porcentaje del cierre de 2004 (el 10%). Aunque para cumplir con éste y los otros dos objetivos cuenta con 3.000 millones para invertir en nuevas compras en los próximos tres años.

De momento, explora oportunidades en sus tres principales actividades (construcción, servicios y producción de cemento). El grupo cuenta con anunciar la primera gran compra a finales de año.