Ferrocarril

Las empresas fabrican casi la mitad de los nuevos AVE en el exterior

La nueva generación de trenes que comienza a circular por las líneas AVE tienen una aportación de la industria española de alrededor del 57%, según calculan fuentes de las empresas, cuando los fabricantes se habían comprometido a que fuera más del 75%. El tren de doble ancho de CAF y Alstom es el más español y el AVE de Siemens el más extranjero.

Los principales fabricantes ferroviarios que han conseguido contratos para suministrar los 179 trenes de alta velocidad de nueva generación por 2.865 millones, se comprometieron de forma pública en los procesos de licitación resueltos por Renfe en 2001 y 2004 a realizar en España entre el 75 y el 85% de la producción, según los casos.

Cuando ya han comenzado a prestar servicio las primeras unidades (los AVE Pato de Talgo-Bombardier y las lanzaderas de Alstom y CAF circulan en el Madrid-Lleida y en el Madrid-Sevilla), se puede afirmar que la fabricación española del material se sitúa en el 57%. Es decir, casi la mitad se hace en el exterior.

Aunque los suministradores aseguran que en los contratos suscritos con Renfe 'no existe ninguna cláusula que obligue a fabricar en España, porque sería contraria a la legislación de la UE', cada empresa es fiel en distinta medida a sus compromisos verbales de producción nacional. Este diario ha recabado, por un lado, la opinión de expertos de compañías de servicios, sin vinculación con los fabricantes, y, por otro, ha solicitado información oficial a los suministradores. Los datos permiten determinar cuál es el porcentaje de participación española en su fabricación.

El tren AVE S-102, conocido popularmente como el Pato, es suministrado por la española Talgo y la canadiense Bombardier. La compañía de la familia Oriol realiza el diseño y fabricación de los 12 coches de viajeros que componen cada unidad del AVE. Ello supone la compra y ensamblaje del aire acondicionado, de los módulos de aseo, el sistema de freno, las puertas, etc. También realiza el interiorismo: butacas, maleteros, revestimientos, etc.

Todas estas actividades, así como las partes mecánicas de las cabezas tractoras se realizan en las plantas de Rivabellosa, en Álava, y en Las Matas, cerca de Madrid. Talgo asegura que tales actividades suman el 90% de la fabricación de los coches. El 10% restante es la importación de aluminio.

Bombardier

Su socio, Bombardier, afirma que 'cumple los compromisos de producción nacional fijados con Renfe'. La empresa canadiense dice que realiza la propulsión de las cabezas tractoras en su fábrica de Trápaga en el País Vasco, y diversos equipos de señalización en la planta de Alcobendas en Madrid. Los expertos independientes consultados estiman que el conjunto del Pato puede tener cerca del 60% de fabricación nacional.

Los AVE lanzadera son fabricados por la francesa Alstom y la española CAF. Los bogies y la cadena de tracción son importados, mientas la ingeniería, las cajas y el ensamblaje se hacen en las plantas Alstom en Santa Perpetúa, en Barcelona y en las fábricas de Beasain, en Guipúzcoa y en Zaragoza. Ambas compañías estiman una españolidad del tren del 75%, mientras que los expertos rebajan diez puntos este porcentaje.

Los trenes AVE para doble ancho de vía son suministrados también por estas mismas compañías. En este caso, el liderazgo lo lleva CAF y los bogies son fabricados en España. Este tren es el más español con un 70% de producción nacional.

El tren S-103 de Siemens es el más extranjero

Cuatro años después de que fuera adjudicado el contrato, el primer AVE S-103 fabricado por Siemens, se encuentra en los talleres de Renfe en La Sagra, a unos 20 kilómetros de Toledo. Esta primera unidad, que realiza pruebas estáticas, está compuesta por ocho coches, dos de los cuales se han montado en los talleres de Renfe en Valladolid. El resto, incluidas las tractoras de cabeza y cola, han sido fabricadas en la planta de Siemens ubicada en la localidad alemana de Uerdingen.

Según el pacto para la novación del acuerdo de suministro entre Renfe y Siemens, las nuevas fechas para la entrega de los cinco primeros trenes se fija antes de fin de año, y los otros 11 en 2006.

Fuentes cercanas a la multinacional aseguran que el compromiso de fabricación nacional se cumple en este tren en un 60% y no en el 80% inicialmente planteado.

Este 60% español se consigue por tres vías. La primera, con la fabricación de la electrónica de tracción del tren que se realiza en la planta de la multinacional en Cornellá, Barcelona. La segunda , con el suministro de diversos sistemas como el aire acondicionado o la presurización. La última, por el montaje de dos coches de cada tren en los talleres de Renfe en Valladolid.

Los técnicos independientes consultados por este diario rebajan sustancialmente el porcentaje de aportación nacional en este tren que ha fijado Siemens y señalan que, entre todos los nuevos AVE, el de la multinacional alemana es el que tiene una mayor aportación extranjera.