Pequeños gigantes

Urovesa: todoterrenos al gusto de la clientela

Empezaron fabricando vehículos para usos forestales en 1981 y ahora tienen como principales clientes al Ministerio de Defensa y a los cuerpos de bomberos de Madrid, Asturias o Galicia. Las claves han sido adaptar la transmisión y la tracción de los vehículos a las necesidades de los clientes

Urovesa (Uro Vehículos Especiales, SA) es una compañía que se engloba dentro del ramo de las empresas de automoción y que está especializada en la fabricación, diseño y comercialización de vehículos todoterreno especiales. Sus inicios se remontan a 1981, cuando un grupo de emprendedores gallegos decidieron fundar una empresa dedicada a la fabricación de vehículos de uso forestal, aprovechando el conocimiento que ya tenían en este sector y con la voluntad de crear nuevos productos.

La actividad se inició en el año 83, con la producción de los primeros camiones 4x4. Trece años después, la empresa desarrolló el Vamtac, su primera gran innovación. Se trata de un vehículo más ligero que un camión, pero más pesado que un todoterreno convencional, ya que tiene una capacidad de carga de hasta dos toneladas. La familia se completó el pasado año con el lanzamiento de Vam TL, un vehículo más ligero (3,5 toneladas) pensado para un uso más estándar. No obstante, las diferencias respecto a un 4x4 convencional son fácilmente apreciables. Vam TL presenta una mayor altura respecto al suelo y unos sistemas de tracción más potentes que le permiten moverse a plena carga con una única rueda con adherencia al suelo. 'El Vam TL es un 4x4 permanente donde se ha buscado un vehículo robusto que recupere la esencia del todoterreno de hace unos años', comenta Justo Sierra, director de marketing de Urovesa.

La compañía, que tiene en la actualidad una facturación cercana a los 25 millones de euros, tiene su sede en Santiago de Compostela, donde cuenta con unas instalaciones de 20.000 metros cuadrados. La empresa gallega emplea directamente a cerca de 150 personas, 80 de ellas en su factoría compostelana, y genera un empleo inducido de 500 trabajadores.

Prueba: Un vehículo forestal pasa cuatro meses subiendo y bajando pendientes con 4.000 litros de agua

Urovesa cuenta con un departamento de ingeniería e I+D donde trabajan 15 personas y que se divide en dos áreas. Una de ellas está especializada en el diseño, desarrollo y perfeccionamiento de las plataformas en las que se van a ubicar los elementos principales del vehículo (grúa, volquetes o cisternas). La otra área se encarga del desarrollo de soportes y anclajes para dichos elementos.

'Nosotros desarrollamos un vehículo cuyos elementos de transmisión y tracción sean capaces de llevarlo por situaciones y lugares de difícil acceso, a plena carga y durante muchas horas', explica el responsable de Urovesa. 'Nuestros vehículos se van a utilizar en situaciones de riesgo, por lo que no podemos pensar en buscar componentes que por su economía puedan entrañar un peligro para el personal que lo vaya a utilizar. Desarrollamos el vehículo para que cumpla esas garantías de seguridad y, una vez hecho esto, es cuando analizamos la cuestión de los costes', asegura Sierra.

En las instalaciones de Urovesa se desarrolla y diseña todo lo que confiere a los vehículos las características de tracción especial, tales como ejes y cajas transfer. Del mismo modo se estudian las necesidades particulares de cada uso y se intenta adaptar el vehículo a esos casos concretos. Desde la empresa gallega explican cómo, por ejemplo, un vehículo forestal está sometido durante tres o cuatro meses a duros trabajos en el monte, donde tiene que subir y bajar pendientes cargado con 4.000 litros de agua.

'Un vehículo comercial no aguanta ese esfuerzo y nos encontramos después con fisuras en los chasis y en la cabina', explican los responsables de Urovesa. En concreto, para este problema la compañía gallega ha diseñado un sistema independiente de suspensión para la cabina, así como sistemas pivotantes para que las cisternas de agua del camión no reposen directamente sobre el chasis del vehículo. 'Al final tienes una solución técnica a una necesidad que muy pocas empresas en el mundo cubren', puntualiza Sierra.

Trabajo bajo pedido

Una de las claves de la línea de producción de Urovesa es su trabajo exclusivo bajo pedido. En su fábrica no hay stock de producto, sino una producción modular que se amolda a las necesidades de cada cliente. Así, por ejemplo, existen diferentes longitudes de ejes, varios tipos de motores según potencia o carrocerías. 'Nuestra producción es modular para ofrecer a nuestros clientes la solución más idónea de acuerdo a sus necesidades', comentan desde Urovesa.

Uno de los grandes clientes de Urovesa es el Ministerio de Defensa, al que provee de forma continuada tras ganar tres concursos seguidos desde 1984. Entre los clientes civiles de la compañía se encuentran las dotaciones de bomberos de la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, el Principado de Asturias o la propia Xunta de Galicia, entre otras. Además, empresas auxiliares del sector de la construcción también se encuentran en la cartera de la empresa gallega, ya que han realizado de forma puntual algún pedido con unas especificaciones técnicas muy concretas.

El futuro de la compañía pasa por explotar la comercialización del recién lanzado Vam TL, su vehículo ligero que apunta alto, en especial, en el mercado exterior. Tal y como explican los responsables de Urovesa, el objetivo a medio plazo es conseguir una internacionalización que le permita diversificar riesgos. Actualmente el volumen de negocio en el mercado de exportación ronda el 30%. El objetivo es que en cinco años esta cifra supere el 50%.

Entrevista

Justo Sierra, director de marketing de Urovesa: 'Nuestros vehículos no tienen límites de altura y carga'

Los vehículos comercializados por Urovesa están prácticamente hechos a medida de sus clientes. Por este motivo, el departamento comercial y el área de marketing tienen la tarea extra de saber captar y transmitir las necesidades al cliente, conjugándolas con las posibilidades técnicas existentes en su catálogo de productos.

Pregunta ¿Qué tiene Urovesa que no se pueda encontrar en otro fabricante de vehículos 4x4?

Respuesta Nuestros productos ofrecen una capacidad de desplazamiento por zonas de difícil acceso que no tienen otros vehículos. Nuestra gama de productos tiene cotas todoterreno muy elevadas que permiten salvar determinados obstáculos en altura a plena carga; aquí es donde está la diferencia. En muchas ocasiones una persona adquiere un todoterreno ligero que puede superar ciertos obstáculos, pero cuando se le exige un esfuerzo de tracción cargado con 1.000 kilogramos, se evidencian las limitaciones.

P ¿Qué supone la introducción del Vam TL?

R Podemos afirmar que con nuestros productos hoy tenemos totalmente cubierto el segmento de vehículos 4x4. El vehículo ligero Vam TL nos ha abierto muchas posibilidades comerciales y de exportación, además de completar nuestra oferta. Un vehículo de mayor envergadura, como es el Vamtac, que cuesta unos 75.000 euros, se justifica si sobre él se va a montar un equipo muy pesado o sumamente caro. Si es así, el cliente puede asumir la compra de una plataforma que garantice que el equipo va a ir correctamente instalado.

Ahora bien, para transporte de personal, un vehículo como el Vam TL, que cuesta menos de la mitad, es perfectamente viable. Para el cliente los vehículos nunca se justifican en sí mismos como vehículos, se justifican por lo que puedan llevar encima. En un camión no interesa tanto el vehículo, sino ponerle una grúa encima, un volquete, y que todo eso tenga una plataforma adecuada que permita llegar a una zona inaccesible en el monte. En cualquier caso, nosotros ofrecemos esa plataforma.