æscaron;ltima

Guidant recomienda sustituir 28.000 marcapasos en el mundo

Guidant recomendó ayer a los médicos que consideren reemplazar nueve modelos de marcapasos hechos y comercializados por la firma entre 1997 y 2000, y que están implantados en el pecho de 28.000 personas en todo el mundo, 18.000 de ellas en EE UU.

La empresa, que ya el mes pasado hizo un llamamiento para retirar 100.000 desfibriladores, aseguraba ayer en una comunicación oficial que los aparatos que ahora se sospecha pueden fallar no se han vendido en los últimos cuatro años. En esta misma nota, Guidant, segundo fabricante de marcapasos del mundo, pide a los pacientes que si notan mareos, dolores de cabeza, sensación de falta de aire o un pulso persistentemente acelerado, acudan a la consulta de su médico.

La compañía explicaba que el problema con estos marcapasos lo causa un componente que se utiliza para sellar herméticamente las piezas y que puede degradarse con el tiempo. La empresa explica que hasta ahora ha identificado nueve modelos que pueden fallar después de 44 meses en servicio, y reconoce que un paciente con marcapasos que fue ingresado en un hospital con un pulso acelerado murió. En la comunicación se explica, no obstante, que no se tiene constancia de cuál fue el posible fallo de este marcapasos porque el aparato no fue devuelto para ser investigado.

Los dispositivos, cuyo precio en EE UU oscila entre los 8.000 y los 12.000 dólares, comienzan a fallar a los 44 meses de estar en servicio por la degradación de un aislante de las piezas

Guidant también admite que en otros 20 pacientes los marcapasos dejaron de mandar una señal eléctrica que mantiene el ritmo cardiaco. Cinco de los afectados llegaron a perder el conocimiento.

Puesto que la degradación del material usado en estos dispositivos, cuyo precio en EE UU oscila entre 8.000 y 12.000 dólares, aparece con el paso del tiempo, la posibilidad de que los problemas ocurran se incrementan según pasan los meses.

Pese a que la mayor parte de estos aparatos han rebasado su periodo de garantía, la compañía de Indianápolis ha indicado que los reemplazará sin coste alguno y en intervenciones con anestesia local. En EE UU, donde los costes médicos no son cubiertos por el Estado salvo que se trate de personas de la tercera edad o pobres, Guidant se compromete a reembolsar hasta 2.500 dólares cuando los gastos superen la cobertura del seguro del afectado.

La compañía perdió ayer en Bolsa un 3,40%, pero desde el 17 de junio, cuando empezó a pedir la devolución de dos desfibriladores, ha perdido 1.730 millones de capitalización bursátil. No obstante, los planes de futuro de la empresa no han cambiado mucho. Desde Johnson & Johnson, que acordó la compra de este fabricante de marcapasos el pasado mes de diciembre por 25.400 millones de dólares, se está siguiendo de cerca la situación creada el mes pasado. Ayer no se hacían comentarios sobre el aviso de Guidant.

Respecto a los planes de compra, Johnson & Johnson remitía al comunicado del 17 de junio en el que se especificaba que la transacción se cerraría en el tercer trimestre. Sus acciones también cayeron ayer un 0,48%, pero los analistas creen que la unión de estas empresas no está en peligro. Las autoridades sanitarias de EE UU afirman estar evaluando la situación.