Servicios

FCC puja para ganar a ACS un contrato de 330 millones

FCC está dispuesto a mantener a toda costa su dominio en el negocio de servicios de limpieza. Ha pujado a la baja frente a su principal competidor, Urbaser (ACS), para que no pueda arrebatarle un megacontrato del Ayuntamiento de Oviedo por 333 millones.

La constructora que controla Esther Koplowitz y su rival y número uno del sector, ACS, a través de su filial Urbaser, se encuentran cada vez más frecuentemente como competidores en los jugosos concursos municipales que adjudican los servicios de limpieza. El último campo de batalla es Oviedo, donde está en juego un contrato de 333 millones durante 20 años, diez iniciales y otros diez prorrogables.

FCC ya tiene el contrato de limpieza y recogida de residuos sólidos desde hace 22 años y no está dispuesta a perder unos ingresos considerables. El miércoles está previsto que la mesa de contratación del Consistorio elija al ganador, según fuentes conocedoras del concurso.

El tercer grupo de construcción y servicios parte como favorito. Ha ofrecido una baja del 18% sobre el precio de licitación, lo que hace complicado que Urbaser se haga con el concurso, según fuentes del sector. A esto se une que los técnicos del Ayuntamiento han considerado mejor oferta la de FCC, según publicaba ayer el diario La Nueva España.

La constructora de Esther Koplowitz lucha por renovar como adjudicataria

FCC 10,26 1,18%
ACS 23,00 2,27%

Las ofertas se presentaron en junio y el Ayuntamiento quiere tener adjudicatario este mes. Urbaser lo consideró interesante para ganar cuota en el creciente mercado de servicios urbanos que cada vez más ayuntamientos optan por privatizar.

La filial de servicios medioambientales de ACS va ganando terreno poco a poco. Pero aún hay brecha con FCC, que presta servicios de limpieza, recogida y tratamiento de basuras en 3.299 municipios y atiende a 24,5 millones de habitantes. Mientras, Urbaser controla el mercado en más de 100 localidades con una población atendida de 12 millones de personas en servicios de limpieza y de 15 millones en los contratos de recogida de residuos.

Para gestionar el de Oviedo, es necesaria una plantilla de 370 personas y una inversión de 12 millones de euros para recoger 89.220 toneladas de residuos al año, lo que supone atender a 210.000 habitantes. Al servicio tradicional de limpieza, el nuevo contrato suma la gestión de la grúa para recogida de vehículos además de realización de documentación técnica y ejecución de ciertas obras.

Actualmente, FCC mantiene la primacía en el negocio de limpieza y recogida de basuras. Pero Urbaser la tiene en otra área, el tratamiento de residuos para la que cuenta con 56 centros construidos y 43 en explotación en los que tratan en conjunto 14,7 millones de toneladas de residuos. Mientras, FCC cuenta con 90 centros de eliminación y tratamiento y trata 6,6 millones de toneladas anuales. En mayo acentuó distancias tras lograr un contrato de 1.000 millones para construir y gestionar una planta de tratamiento de residuos en Marsella.

Financiar la autopista de Cartagena

La concesionaria Aucosta, participada por FCC y Ploder, ha firmado un crédito de 632 millones de euros con Ahorro Corporación Financiera, Banesto y otras 32 entidades financieras para la construcción y explotación de la autopista de peaje Cartagena-Vera.

La inversión global estimada del proyecto ronda los 650 millones de euros, y consiste en construir y explotar durante 36 años la citada autopista. Tendrá una longitud de 112,5 kilómetros, incluye la circunvalación de Cartagena y deberá estar abierta al tráfico antes de 31 de diciembre de 2006.

Del importe de financiación alcanzado, 100 millones de euros corresponden a un préstamo subordinado bancario y 82 millones a un crédito para financiar el IVA en el periodo de construcción de la autopista, según los comunicados de Ploder y FCC.

Aucosta está participada por el Grupo Ploder (a través de su filial Ausur, titular de la concesión Alicante-Cartagena) y FCC como socios mayoritarios, junto a Cajamar, CAM y Unicaja. Ausur refinanció su deuda de 217 millones a finales del pasado año.