Automoción

ITP sella un nuevo contrato con Rolls Royce por el que facturará 1.500 millones

Industria de Turbo Propulsores (ITP) ha firmado un nuevo contrato con Rolls Royce por el cual se convierte en socio suministrador de la turbina de baja presión de los motores Trent 1000 con los que irán equipados los aviones Boeing 787 Dreamlier.

La participación de ITP en el nuevo contrato se realiza bajo la modalidad de riesgo compartido (RRSP) con una responsabilidad del 12%. Este contrato supondrá para ITP una facturación de 1.500 millones de euros en los próximos 25 años.

De esta forma, se encargará del diseño, fabricación y montaje del módulo completo. El desarrollo de esta turbina de baja presión supondrá para ITP una inversión de más de 150 millones.

El director general de ITP, Ignacio Mataix, ha destacado que el contrato 'consolida nuestra posición como proveedores principales de turbinas de baja presión para todos los grandes motores de Rolls-Royce'. Además, se incluyen derechos de participación en cualquier otro motor Rolls-Royce para aviones como el A350.

ITP y Rolls llevaban tiempo trabajando conjuntamente en el diseño de esta turbina, por lo que el contrato suscrito hoy supone la culminación de un trabajo de muchos meses. Este nuevo acuerdo implica que ITP participa como socio de Rolls en las cinco versiones del motor Trent que están en servicio o en desarrollo.

El fabricante Boeing estima que el mercado del B787, que irá equipado con los motores Trent, podría ascender a 3.500 aparatos en los próximos 20 años, aunque hasta el momento los pedidos en firme para esta aeronave alcanzan los 255 unidades. Hasta ahora el mayor pedido corresponde al realizado por All Nippon Airways, con 50 aviones.

El primer vuelo del motor Trent 1000 en un banco de pruebas móvil está previsto para la primavera de 2007 y podría entrar en servicio en el año 2008.

El grupo ITP, con sede en el Parque Tecnológico de Vizcaya, facturó el pasado año por valor 379 millones de euros. Cuenta con un total de 11 centros productivos en España, Gran Bretaña, México y Estados Unidos, con una plantilla conjunta de 2.250 personas. Su capital está controlado por Sener Aeronáutica, con un 53,2%; y Rolls Royce, con un 46,87%.