Telefonía

La CE apoya el desarrollo de operadores móviles virtuales

Bruselas considera los operadores móviles virtuales como una vía adecuada para aumentar la competencia en el sector. La Comisión Europea supedita su autorización a un análisis que confirme la esclerosis del mercado.

La intención de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones de autorizar operadores móviles virtuales como respuesta a la falta de competencia en el mercado español debe recibir, llegado el caso, el visto bueno de la Comisión Europea.

El departamento de Sociedad de la Información de ese organismo, que sería el encargado de analizar la solicitud, considera a priori que los operadores virtuales ofrecen una solución adecuada para los mercados con problemas estructurales de competencia.

'Ese era el caso de Irlanda', recuerda el equipo de la comisaria europea de Sociedad de la Información, Viviane Reding. 'En ese país, los dos principales operadores copaban más del 90% del mercado'. Bruselas autorizó por ello la introducción de operadores virtuales.

La Comisión advierte, sin embargo, que la elevada cuota de mercado de una operadora no basta para justificar la imposición de medidas por parte de un regulador nacional. Y remiten, de nuevo, a un ejemplo.

Helsinki quiso el año pasado intervenir en el mercado de telefonía móvil finlandés porque uno de los operadores copaba más del 60% del mercado. Bruselas frenó la intervención porque le estructura del mercado era, a su juicio, claramente competitiva. 'Había otros 13 operadores', explica la CE, '10 de ellos virtuales'.

La CE exige, como paso previo a la autorización, un exhaustivo análisis del mercado. Fue el requisito que incumplió hace unos meses el regulador francés cuando concluyó que no existía suficiente competencia la telefonía móvil de su país. Ante las objeciones de Bruselas, París aceptó repetir el análisis teniendo en cuenta una variable fundamental que había omitido para llegar a su conclusión: que en Francia ya existen operadores virtuales.

La CE prefiere no especular sobre cual de los precedentes encaja con el modelo español. Pero sus datos muestran que los dos principales operadores controlan más del 70% del mercado español, y que Movistar, el brazo móvil de Telefónica, tiene la tercera cuota más alta de mercado entre las filiales de los antiguos monopolios de telefonía fija.

Sólo tres reguladores no han superado la prueba

Desde julio de 2003, los reguladores nacionales deben notificar a Bruselas las medidas que piensan adoptar cuando consideran insuficiente la competencia en algún tramo del mercado de las telecomunicaciones. Bruselas ha revisado desde entonces 200 notificaciones y sólo se ha opuesto a cuatro (en Alemania, Austria y dos veces, en Finlandia). El derecho de veto de la Comisión Europea atañe a la definición del mercado en la que se quiere intervenir y al análisis sobre 'poder significativo de mercado' de los operadores. Los reguladores, en cambio, disponen de bastante discrecionalidad sobre las medidas que deseen adoptar.

Si la falta de competencia afecta al cliente final, las soluciones pueden ser desde la regulación de tarifas hasta la obligación de no discriminar a los usuarios de otras operadoras.