OPA

Las ofertas por Cortefiel, abocadas a la negociación

Las dos opas competidoras por Cortefiel, CVC y el tándem PAI-Permira, han mantenido invariables sus ofertas iniciales. Esto obliga a los autores de la segunda, PAI-Permira, a rebajar su condición de aceptación al 25% en vez del 75% actual o a retirarse. La tercera posibilidad, que cobra más fuerza, es la de la negociación entre ambos oferentes.

Los equipos jurídicos y económicos de los fondos que han lanzado las opas sobre Cortefiel empezaron a analizar ayer mismo las distintas posibilidades que se abren ante la compra de la textil y a buscar una solución que permita desbloquear la situación actual. La opción que cobra más fuerza es la posibilidad de que CVC y PAI-Permira negocien una oferta conjunta por Cortefiel con el beneplácito de la CNMV.

Las dos opas competidoras, CVC con 17,90 euros por acción y el tándem PAI-Permira con 18,40 euros, repitieron sus propuestas en la subasta en sobre cerrado que el viernes celebró la CNMV.

La segunda oferta es mejor desde el punto de vista económico, pero la primera (CVC) tiene el aval del núcleo duro de Cortefiel que se ha comprometido a no aceptar otra oferta inferior a 19,33 euros por acción, es decir, un 8% superior a la de CVC.

La solución más factible es que PAI-Permira y CVC pacten el precio más alto para todos los socios

La propuesta de PAI-Permira no sobrepasa esta cantidad pero es mejor que la de CVC, por lo que los accionistas minoritarios se verán tentados a aceptar los 18,40 euros de PAI-Permira. Como ambas opas condicionan la compra de las acciones a la obtención de un mínimo del 75% del capital, la de PAI-Permira resulta imposible ya que hay un 55,74% del capital comprometido con CVC.

Para evitar que los minoritarios queden atrapados en una oferta frustrada, la CNMV obligó a PAI-Permira a modificar su folleto y rebajar su condición de aceptación al 25% en lugar del 75%. Esta modificación sólo se produciría en caso de que no subiera su oferta por encima de los 19,33 euros, como ha ocurrido en la subasta de sobres.

Los escenarios posibles que se presentan ahora quedan pendientes de la decisión que adopte el tándem PAI-Permira y que deberán comunicar a la CNMV antes del próximo día 23 de julio.

Sin embargo, todo parece indicar que no se llegará a esta fecha y que PAI-Permira podrían acudir antes a la CNMV a pedir autorización para negociar con su oponente. Fuentes cercanas a la operación aseguraron a este diario que tanto CVC como PAI-Permira estarían dispuestos a negociar ya que, 'a la vista de la situación, no queda otra salida lógica'.

En caso contrario, los autores de la segunda opa tendrían que negociar con sus bancos la posibilidad de rebajar la condición del 75% hasta el mínimo del 25%. Si los bancos se lo permiten, entonces pueden seguir adelante, pero si no, se retirarían y desistirían de su oferta. En este caso, los perjudicados serían los minoritarios que se verían obligados a aceptar la opa de CVC a 17,90 euros habiendo otra mejor a 18,40.

En caso de que se rebajara dicha condición, podrían seguir adelante las dos opas. Una, la de CVC, que contaría con un nivel de aceptación de un 55% al 60% (el núcleo duro que ha firmado el acuerdo más otros consejeros que se han vinculado verbalmente) y otra, la de PAI-Permira, que lograría del 45% al 40% de las acciones. Al final, ambos oferentes se verán obligados a pactar.

La desventaja de esta situación es que una parte de los accionistas, especialmente las familias fundadoras Hinojosa y García-Quirós, cobrarían por su porcentaje menos que el resto y esto podría generar cierto malestar.

La solución más factible, según fuentes del sector, es que CVC y PAI-Permiran pacten el precio más alto (18,40 euros) para todos.

Un rosario de novedades

Si la compra de Aldeasa con tres opas sobre la mesa supuso una auténtica novedad y el estreno de la modalidad de subasta en sobre cerrado para conocer al ganador, la compra de Cortefiel no se queda a la zaga.

Cuando CVC lanzó el pasado mes de mayo la primera opa sobre Cortefiel inició una fórmula que no se había utilizado hasta ahora: firmar un acuerdo con los accionistas de referencia por el cual estos se comprometen a no vender a otro oferente si no mejora la propuesta econonómica en un 8%. En este supuesto, los socios que firmaron el acuerdo se verían obligados a indemnizar a CVC.

El fondo de capital riesgo pretendía con ello quedar a salvo de posibles opas y contraopas como ya ocurrió en el caso de Aldeasa y, en todo caso, asegurarse los gastos que le ocasiona la operación.

Pero las novedades en el caso Cortefiel no terminan aquí. La opa que PAI-Permira lanzan a un precio intermedio entre el ofrecido por CVC y el que libera a los socios de referencia de su compromiso a 17,90 euros, ha abierto nuevas incertidumbres.

La CNMV ha tenido que obligar a modificar algunos puntos de la oferta de PAI-Permira para evitar que haya una oferta estrangulada. Pero ahora, tendrá que replantearse de nuevo su papel de órgano regulador.

Hasta ahora los dos competidores no podían negociar, pero dada la situación resulta la solución más factible y beneficiosa para todas las partes, incluidos accionistas mayoritarios y monoritarios. La normativa no recoge esa posibilidad de negociación, según reconocen fuentes de la CNMV, pero si ambas partes están dispuestas a llegar a un acuerdo, tendrán que contar con el beneplácito del regulador. Hasta ahora esa intención negociadora sólo se ha podido expresar mediante filtraciones que sirvieran de mensaje al contendiente.