_
_
_
_
Alemania

Los conservadores prometen bajar el IRPF y cuotas y subir el IVA

Los conservadores se preparan en Alemania para dejar la oposición y ocupar la cancillería tras las elecciones de otoño. Para eso anunciaron ayer un ambicioso programa de dinamización de la economía que promete bajar la fiscalidad personal y de las empresas y las cotizaciones por desempleo. Compensarán la pérdida de ingresos subiendo dos puntos el IVA.

Con cinco millones de desempleados y la actividad prácticamente estancada desde hace dos años en Alemania, es de esperar que las propuestas económicas sean el eje central de la campaña electoral germana que acaba de empezar, para las elecciones a la cancillería del próximo otoño.

La candidata conservadora al Gobierno de Alemania, Angela Merkel, anunció ayer un programa de medidas económicas radicales que llevará a cabo si gana el Gobierno, y que ya le han servido para ser comparada con la ex presidenta británica, Margaret Thatcher.

Con el lema 'Aprovechar las oportunidades de Alemania', la candidata de la Unión Cristianodemócrata (CDU) y de la Unión Socialcristiana (CSU), ha diseñado un programa de gobierno cuyo principal fin es 'dar la vuelta a la economía' y cumplir el Pacto de Estabilidad a partir de 2009 y llevar las cuentas públicas al superávit en 2013. Para ello, ha propuesto un cóctel de medidas fiscales y laborales, que han sido bien recibidas, sobre todo, entre la clase empresarial.

'Con Merkel todo será más caro, pero nada será mejor', critica Schröder

Los conservadores quieren facilitar el despido en las pequeñas empresas

La propuestas estrella es el recorte del IRPF, que baja el tipo máximo del 42% al 39% y el mínimo del 15% al 12%; y la rebaja del Impuesto de Sociedades del 25% al 22%. Junto a esta rebaja de impuestos, Merkel ha ideado otra fórmula mágica: recortar las cotizaciones empresariales por desempleo del 6,5% al 4,5% y financiar la merma de ingresos que estos recortes supondrán con una subida del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) de dos puntos, pasando del 16% al 18%, con lo que pretenden recaudar 16.000 millones de euros.

No obstante, los conservadores mantendrán el tipo del 7% de IVA para alimentos, libros y periódicos. Preguntada por el riesgo sobre el consumo que supone subir el IVA, Merkel fue clara: 'teníamos otra opción', dijo.

Este paquete fiscal va acompañado de otro laboral, que incluye algunas medidas que podrían no caer también entre los trabajadores, ya que los conservadores proponen, por ejemplo, facilitar el despido en las empresas de menos de 20 trabajadores y facilitar a los empresarios la posibilidad de hacer contratos temporales e incentivar la contratación de desempleados. Asimismo promete subvencionar el empleo a tiempo parcial para el cuidado de hijos o personas dependientes y, en general, mejorar las condiciones laborales de la mujer.

En ese terreno, los conservadores han propuesto también crear una paga de 50 euros por cada hijo que nazca a partir del 1 de enero de 2007. Estas ayudas serán financiadas con un recorte de 2.900 millones de euros de los incentivos a la compra de vivienda.

En líneas generales, Merkel explicó que todas estas medidas están encaminadas a animar a las empresas a contratar a nuevos trabajadores.

El programa conservador descartó, sin embargo, una medida muy impopular que había barajado en un principio: retrasar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años. Su programa se limita a decir que este retraso 'podría ser necesario' para garantizar la viabilidad del sistema público de pensiones.

El canciller alemán, Gerhard Schröder, que aparece ya como perdedor en algunas encuestas, criticó ayer la subida del IVA propuesta por la oposición al considerar que 'perjudicará a los jubilados y a las familias'. 'Con Merkel será todo más caro, pero nada mejor', dijo.

Volver a mirar hacia Estados Unidos

'Devolver a Alemania a la cabeza de Europa en los próximos diez años'. Este es el objetivo de la candidata conservadora a la cancillería alemana, Angela Merkel. Para eso no sólo pretende impulsar la economía con cambios fiscales y laborales sino que apostará por recuperar la credibilidad internacional que 'ha dañado' el actual gobierno de Gerhard Schröder, explicó ayer.El programa electoral de los conservadores de la CDU/CSU, apuesta por reactivar la cooperación con Estados Unidos, que se vio perjudicada, según explican, por el rechazo de Schröder a participar en la guerra de Irak.'Una buena relación de confianza trasatlántica no excluye que haya diferencias de opinión, pero en vez de insultos polémicos apuestas por el diálogo cooperativo y amistoso', dice su programa electoral.Pretenden también fomentar el 'motor' germano-francés y las buenas relaciones entre ambos países, pero teniendo más en cuenta los intereses de otros países comunitarios, sobre todo de los Estados pequeños.Critican asimismo las relaciones actuales de Alemania con Rusia, al considerarlas demasiado estrechas.En el plano nacional, Merkel quiere reforzar el ejército para garantizar la seguridad interna.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_