Banda ancha

Frenazo en los planes para dar acceso a Internet por el cable de la luz

Las esperanzas en la banda ancha a través del enchufe nunca se han visto alentadas por un despliegue masivo por parte de las eléctricas que han apostado por esta tecnología, Endesa e Iberdrola. Y por ahora tendrán que esperar un poco más. Las compañías han frenado la extensión del PLC ante el empuje del ADSL y con la esperanza de que la llegada de la segunda generación baje el precio de los equipos.

Tecnocom ha sido el encargado de dar la voz de alarma. La compañía tecnológica es suministradora de equipos de PLC a Iberdrola y ha señalado públicamente que el despliegue se encuentra en un 'paréntesis temporal'. La afirmación es de su presidente, Luis Solera, y forma parte de la carta a los accionistas incluida en su informe de auditoría correspondiente a 2004.

En esta misiva, Solera hace un repaso a los problemas que ha tenido la tecnología conocida como Power Line Communications (PLC), que permite dar telefonía e internet de banda ancha por la red eléctrica. 'Por un lado, la comercialización ha tardado un cierto tiempo en alcanzar el ritmo deseado', dice. A ello se ha unido el lanzamiento de una nueva generación de equipos 'que multiplica la potencia y velocidad de transmisión'.

Los dos factores unidos han provocado que 'el despliegue se encuentre en un paréntesis temporal'. Pero Tecnocom es optimista: 'Esperemos se cierre en la segunda parte de este ejercicio'.

ENDESA 21,12 1,20%
IBERDROLA 7,01 2,37%

Solera no hace referencia a más amenazas para el PLC, pero otras fuentes del sector les ponen nombre y apellidos: el agresivo avance del ADSL.

Esta tecnología es mucho más masiva que el PLC, entre otras cosas porque el despliegue es más rápido y más barato. Además, la elevada demanda en España y en el resto del mundo por parte de las operadoras ha hecho que el precio de los equipos baje y que la tecnología mejore de forma acelerada.

Estas circunstancias no se han dado en la banda ancha por el cable eléctrico. Gracias al empuje de Endesa, España es un país puntero en esta tecnología, lo que significa que no hay compañías eléctricas ni suministradores fuera del país que tiren de la innovación y de la demanda. Y una vez en España, tampoco Endesa e Iberdrola se han lanzado a la comercialización masiva al cliente final, así que tampoco por esta vía se han logrado economías de escala y ahorros por compras al por mayor.

Desarrollo limitado, pero constante

A pesar de este escenario, fuentes oficiales de Endesa e Iberdrola aseguran que no han frenado el despliegue de PLC y que siguen apostando por él. Con todo, reconocen que el desarrollo es lento, que requiere inversiones y que las expectativas nueva fueron masivas.

Aún así, las dos compañías se han negado a dar cifras de inversión, ni de evolución de clientes que demuestren un avance entre el cierre de 2004 y el sexto mes de 2005. Endesa ni siquiera revela el número de usuarios, mientras que Iberdrola los cifra en 4.500. El lanzamiento del PLC se produjo en octubre de 2003.

A falta de datos oficiales, el presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, calcula que no habrá más de 10.000 clientes de PLC en España y achaca el limitado despliegue a la falta de inversiones de las eléctricas. También duda de que la llegada de la segunda generación vaya a suponer un cambio. 'Es raro que si no se ha apostado por la primera se esté pensando en meterse en la segunda'.

Fuentes del sector que prefieren no ser identificadas constatan un frenazo en el despliegue del PLC como competidor del ADSL, por la dificultad de rivalizar en precio. Según los datos que manejan, el plan de negocio con las actuales tarifas y la fuerte competencia tiene una rentabilidad muy limitada.

Unas cifras que no dejan dudas

Las cifras de usuarios de las tres modalidades de banda ancha no dejan lugar a dudas sobre quién ha ganado y quién está haciendo un despliegue masivo. A cierre de mayo, había 3,1 millones de líneas ADSL en España y 873.000 clientes de internet de banda ancha de cable. Junto a ellas, no más de 10.000 usuarios de PLC, lo que supone que esta tecnología representa el 0,25% del mercado.

En los 31 días que formaron el mes de mayo, 160.312 clientes se apuntaron a la banda ancha. Una simple división constata que los operadores de cable y de ADSL tardan menos de 48 horas en sumar los 10.000 usuarios que el PLC ha captado en más de año y medio. Y ello, a pesar de que los precios, sin ser los mejores, resultan atractivos. Iberdrola ofrece una velocidad de 1 Mega a 39 euros, que es lo mismo que va a facturar Telefónica cuando termine el proceso actual de duplicación.

A la espera de que llegue la segunda generación, lo que no puede decirse es que las inversiones en PLC y el desarrollo de la tecnología hayan sido inútiles. Las eléctricas y, sobre todo Endesa, han estado investigando y aplicando el PLC para algo más que la captación de clientes de ADSL. Resulta que la tecnología tiene potencialidades importantes en el control de la calidad y el estado de la red a distancia, así que sirve para telecontrolar y adelantar la detección de fallos.

Iberdrola, por su parte, también está buscando otras salidas al PLC y para ello ha pedido una subvención al Ministerio de Industria para utilizarlo en la telefonía rural.